01 de noviembre de 2019
01.11.2019

Gesto de intolerancia hacia ERPV en Sagunt

La formación encontró arrancados y sobre el coche de uno de sus representantes unos carteles donde pedía "amnistía" para Junqueras y otros políticos catalanes. Todo se produjo apenas 45 minutos después de la tradicional pegada.

01.11.2019 | 14:24
Los carteles arrancados y tirados encima del coche de un representante de ERPV.

La campaña electoral volvió a iniciarse en Sagunt con la tradicional pegada de carteles que reunió junto al ayuntamiento a la mayoría de partidos políticos: Desde el PSPV con el alcalde Darío Moreno a EU, un Compromís apoyado por la directora general de Emprendimiento, Teresa Garcia, un PP donde no faltó el diputado autonómico y exalcalde Alfredo Castelló, o representantes de Vox, pues los de Ciudadanos acudieron a València.

Al coincidir con la noche de Halloween, en la cita fueron visibles algunos disfraces, además de todo lo habitual: Cola, muchas fotos y cordialidad entre políticos, pese a su diferente signo.

Sin embargo, apenas 45 minutos después, los responsables de ERPV se encontraron con que sus principales carteles electorales habían sido arrancados y "depositados" en un lugar muy concreto: Encima del coche del concejal que tiene la formación en Faura y que, además, es el representante del partido ante la Junta Electoral. "Aquello nos dejó descolocados porque lo habían hecho con toda la intencionalidad como diciendo 'sabemos quienes sois'", explicaba a Levante-EMV uno de los veteranos representantes de la formación, Ximo Graña.

Aunque inicialmente descartaron denunciar lo ocurrido ante la Junta Electoral, sí lo comunicaron al cercano retén de la policía local que está en el mismo ayuntamiento "para dejar constancia", explicaba Graña de los sucedido con dos carteles: El que llevaba el rostro de Oriol Junqueras y reclamaba la "Amnistía" del político catalán en prisión y del resto de condenados por la sentencia del Procés, así como otro que demandaba lo mismo.

"Esperemos que esto se quede ahí, en una mala anécdota, pero es un gesto de intolerancia impresionante con un sesgo de intimidación claro que además se hizo en pleno centro de la ciudad, cuando en la Glorieta había muchísima gente", decía. "Nosotros somos gente pacífica y de aquí, que siempre hemos mantenido la cordialidad política con representantes del resto de partidos, incluidos los más alejados de nuestras ideas, como el PP. Por eso, esperamos volver a ese ambiente, con democracia, respeto y libertad de pensamiento pues nunca nos habia pasado nada parecido", añadía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook