La llegada a Sagunt de un barco saudí cargado de armamento sigue levantando ampollas a nivel municipal y tanto el portavoz de Compromís, Quico Fernández, como EUPV en Sagunt y el PCPV han anunciado más acciones para el puerto no reciba este tipo de mercancías.

Con tal de lograr este objetivo, el nacionalista dio por seguro que presentará una moción en el próximo pleno, a la vista de que no fue suficiente la aprobada por mayoría en otoño de 2015, a instancias de EU, donde se rechazó que las instalaciones portuarias se usaran como soporte militar. Aquel acuerdo se adoptó después de que Levante-EMV adelantara que el puerto sería la puerta de entrada de ejércitos de seis países que iban a participar en España en las mayores maniobras de la OTAN; algo que cogió por sorpresa al entonces alcalde, Quico Fernández, y que motivó una queja ante la Autoridad Portuaria de Valencia y el Ministerio de Defensa «por mantener al margen al ayuntamiento sobre la utilización del término municipal para estas maniobras».

Hoy la junta de gobierno local abordará la llegada del barco saudí «Bahri Abha» y Fernández ha asegurado que su grupo propondrá una «protesta formal ante las autoridades españolas que han autorizado este atraque, pues pensamos que es un puerto con instalaciones que consideramos compatibles con determinadas mercancías y, a nivel ético, estamos en contra del tráfico de armas, especialmente cuando van destinadas a países no democráticos que las usan para la represión o contra la población civil».

Tras admitir que esperaba una decisión «unánime», apuntaba que «como mínimo» confiaba en que se haga una protesta formal por no tener información en el ayuntamiento pues al fin y al cabo, el puerto está dentro de la ciudad y todo lo que pasa en él nos afecta. Por lo tanto, debemos estar informados», decía recordando que en el pasado «también se obvió al consistorio cuando se decidió la llegada del barco incendiado en Mallorca, el Sorrento».

Acuerdo inútil contra el Sorrento

En aquel caso, ya hubo un pronunciamiento municipal en contra que, sin embargo, no impidió la llegada del buque en mayo de 2015. Entonces, la junta de portavoces lo rechazó unánimemente y el barco fue recibido con una protesta a la que acudieron más de 300 personas. Aún así, permaneció 10 meses en los muelles de Sagunt hasta que partió en dirección a Turquía para ser desguazado.

Desde EUPV Sagunt y el PCPV se dejó claro ayer en un comunicado su «radical» oposición al atraque del buque saudí «cargado de armamento de EE.UU. —país que brinda apoyo logístico y armamentístico a Riad en la guerra contra Yemen—». «No queremos que nuestro territorio sea cómplice de las guerras que este país promueve en Oriente próximo, desestabilizando países enteros. Nos oponemos a que España, y más concretamente Sagunto sean cómplices de esta dictadura que solo persigue fines económicos para unos cuantos privilegiados. Nos oponemos a contribuir en la guerra que Arabia Saudí está llevando a cabo contra Yemen desde 2015 bombardeando escuelas, mercados, hospitales e incluso bodas», decían, además de recordar la moción presentada hace años contra el atraque de barcos militares, hacer «un llamamiento a toda la sociedad civil para que muestre su repulsa» e instar «al Gobierno de España y a la Autoridad Portuaria a que no dejen que nuestro territorio entre en ese juego tan sucio y despreciable».

Por otro lado, la campaña en contra de la llegada del barco saudí sigue recogiendo adhesiones, tanto de colectivos de la Valencia como de otras provincias y particulares. Ayer ya eran 60 las organizaciones que habían apoyado el manifiesto en contra bajo el lema «La Guerra empieza aquí».