10 de diciembre de 2019
10.12.2019
Port de Sagunt

Activistas 'asaltan' el puerto de Sagunt en protesta por la llegada del barco con armas

Despliegan pancartas en la dársena con los lemas 'Stop War' y 'La guerra empieza aquí' frente al buque saudí

10.12.2019 | 08:34
Vídeo: D. Tortajada

Un grupo de seis pacifistas y ecologistas han conseguido acceder al recinto portuario de Sagunt esta madrugada y llegar al muelle destinado al atraque del buque saudí de transporte de armamento "Bahri Abha", donde han llegado a encaramarse a una estructura cercana para desplegar unas pancartas con los lemas "Stop War" y "La guerra empieza aquí".

Posteriormente han sido interceptados por agentes de la Guardia Civil y han sido expulsados del recinto sin produjeran incidentes ni interceptara la operativa de carga, según ha podido saber Levante-EMV.

De este modo, querían protestar "con una acción de desobediencia civil no violenta" contra la presencia de este buque de la naviera estatal saudí Bahri, un buque "cuya flota transporta rutinariamente ocho veces al año armamento procedente de EE UU (por valor de 1130 millones de € en 2018) y diferentes países europeos hacía Arabia Saudí (incluida España, el quinto proveedor de este país), desde donde es empleado desde hace 5 años en la guerra del Yemen con consecuencias devastadoras para la población yemení incluso en forma de crímenes de guerra, como denuncian agencias internacionales de DDHH y la ONU", como aseguran en dos comunicados desde Antimilitaristas-MOC y Acció Ecologista Agró.

El cargamento armamentístico del Bahri Abha fue confirmado por Levante-EMV y, pese a que el gobierno municipal expresó su rechazo a una operación de esas características, la Autoridad Portuaria de València le dio luz verde destacando que el buque contaba "con todos los permisos" y "todo es legal", como ha ido contando este diario.

Los antimilitaristas temen que la carga del buque incluya "en parte de blindados LAV-III canadienses y bombas guiadas por láser GBU-12 de fabricación estadounidense", unas exportaciones que a su juicio, tendrían que ser consideradas ilegales si nos atenemos a la propia legislación española y europea sobre comercio de armas debido a la situación de inestabilidad y de conflictos armados existente en la región de Oriente Medio".

Es lo que afirman, bajo el lema "La guerra empieza aquí", más de 60 organizaciones pacifistas, de apoyo a la población refugiada, sindicales, feministas, y de todo tipo, que demandan en un manifiesto que no se permita la entrada a puerto del barco saudí para no colaborar ni ser cómplices de sufrimiento de la población civil en Yemen.

Estas organizaciones exigen que no se permita la entrada a puerto del barco saudí. La iniciativa ha sido promovida inicialmente por el grupo pacifista valenciano Antimilitaristes-moc.

A estas peticiones se sumó reciente el gobierno municipal de Sagunt con una declaración reclamando al gobierno español que no permita la entrada de estos barcos en Sagunt ni en ningún puerto español.

Con este clima de protesta, el buque adelantado su llegada cuatro horas inesperadamente.

El grupo de activistas ha decidido emprender esta acción de desobediencia ante la negativa de las autoridades competentes a escuchar esta pluralidad de voces que piden prohibir el atraque de estos buques, y para intentar hacer visible e interrumpir el circuito de la guerra, que necesita para seguir en funcionamiento de infraestructuras civiles y complicidades como las que permiten la escala de los buques de Bahri.

Los y las activistas también señalan la terrible ironía que supone que esta escala de un cargamento con el que se cometerán crímenes de guerra, que prolonga y aumenta la violencia y los daños de millones de personas en la guerra del Yemen y otros lugares, se produzca además en el Día Internacional de los DDHH.

También quieren señalar con esta acción que la aparente libertad de movimientos con que se desplaza el armamento por el mundo contrasta inquietantemente con la terrible situación de las decenas de millones de personas refugiadas, en su mayoría a causa de las guerras donde se emplea ese armamento, personas que buscan protección y se encuentran con muros, vallas con cuchillas, muerte en el mar y leyes racistas.

La guerra que libra Arabia Saudí en Yemen con armamento estadounidense y europeo contra las milicias huzíes apoyadas por Irán desde hace cuatro años lleva infligiendo un indecible sufrimiento a su población yemení, como vienen constatando reiteradamente las principales agencias humanitarias y organizaciones de DDHH internacionales.

Esto ha llevado a los gobiernos de Reino Unido, Noruega, Finlandia, Francia y Alemania ha declarar una moratoria a la venta de armamento a Arabia Saudí, moratoria que España ha decidido no secundar.

Las personas y organizaciones que suscriben la declaración también demandan que el gobierno autonómico y los gobiernos municipales se posicionen públicamente con claridad en contra del uso de estas infraestructuras civiles para el transporte de material armamentístico, animan a los trabajadores encargados de la asistencia y la carga y descarga a que ejerzan la objeción de conciencia por la paz negándose a realizar dichas tareas, siguiendo el ejemplo del bombero Ignacio Robles en el puerto de Bilbao, o la huelga de los estibadores del puerto de Génova.

También demandan que se suspenda inmediatamente el comercio de armas español hacia países implicados en guerras, como Arabia Saudí y el progresivo desmantelamiento y reconversión de la industria de la guerra. "Es un falso dilema que tengamos que elegir entre puestos de trabajo aquí y muertos y refugiados en Yemen y otros lugares", afirman.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas