El paso del temporal 'Gloria' ha dejado imágenes «nunca vistas» en la playa de Almardà y en resto del litoral norte del término de Sagunt. Además de llenarlas de un «manto» de piedras, las ha dejado a modo de «terraplén» y a diferentes alturas, lo que obliga a bajar un desnivel de más de dos metros hasta llegar a la orilla del mar, no sin dificultad.

«En mi vida había visto algo así. La playa de Almardà nunca ha estado peor que ahora y, encima, conforme vas yendo hacia Almenara, la situación va empeorando y cada vez hay más piedra», explicaba a Levante-EMV el presidente de la asociación de vecinos, José Girona. «Como Costas no nos ponga de una vez algún tipo de protección, veremos qué pasa, porque encima este tipo de temporales seguro que va a más con el cambio climático», añadía preocupado.

Ante un litoral donde aún se pueden ver tanto las pasarelas que amontonó el mar a su antojo como numerosos residuos que arrojó, desde la entidad vecinal ya están preparando un escrito para reclamar la actuación de diferentes administraciones. «En el ayuntamiento nos dicen que vendrán a limpiar cuando terminen lo del Puerto, pero también será necesario que vuelvan a pedir permiso a Costas para alisar la pendiente de piedras que hay y así facilitar el acceso al mar. Está claro que luego en la orilla igual nos encontramos con un foso de piedras que nos vuelve a complicar la entrada y la salida, pero algo tendrán que hacer mientras el ministerio se decide a hacer algo que de verdad permita mantener nuestras playas, porque además hay un bloque de piedras y algas junto a la orilla», comentaba Girona.

Pendientes de Costas

El propio alcalde de Sagunt, Darío Moreno, reconocía a preguntas de este diario tras el temporal que la solución a más largo plazo para las playas del norte del término «sigue pendiente del estudio encargado por el ministerio para regenerar nuestro litoral».

Los vecinos, no obstante, también quieren reclamar otras medidas. Una de ellas es que se refuerce el cordón dunar «que siempre ha frenado los temporales y ahora se ha visto seriamente dañado en algunas zonas». Junto a ello, quieren pedir que se reparen los daños causados por el temporal en la zona de Cases de Queralt, así como medidas para evitar las frecuentes inundaciones de la urbanización Gato Montés, que suele ser blanco de ellas, al estar hecha a un nivel más bajo que el del mar.

Junto a ello, quieren demandar que se amplíe hacia Canet el gran colector de pluviales que en su día hizo la Conselleria y que ahora solo llega hasta la zona de la iglesia, «pues eso ayudará a que desagüe más pronto el agua que se acumula en las calles cuando hay lluvias torrenciales o temporal marítimo como en este caso».