Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

La larga lista de demandas a la nueva delegada del Gobierno

La exalcaldesa de Sagunt Gloria Calero podrá jugar un papel clave en la extensa nómina de actuaciones que el Estado tiene pendientes en la ciudad, desde inversiones en infraestructuras a la protección del litoral o el patrimonio

Vista del Castillo, el Teatro Romano y el resto de Sagunt.

Vista del Castillo, el Teatro Romano y el resto de Sagunt. tortajada

La nueva delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Gloria Calero, se enfrentará en breve a los numerosos asuntos pendientes que el ejecutivo central tiene en Sagunt, la ciudad que ella mismo gobernó desde 2003 a 2007. Se trata de una larga lista, a la que se suman otras viejas peticiones del resto de la comarca. Algunos de los asuntos se arrastran desde hace tanto tiempo que la socialista los conoce muy bien. Otras son reivindicaciones más nuevas, pero también necesarias.

La protección de las playas del norte del término municipal, para evitar la regresión de la costa y la llegada de piedras, es uno de los aspectos que más preocupa en los últimos meses, especialmente tras la llegada del temporal 'Gloria' que ha acentuado el problema y el 'escalón' junto a la orilla del mar. El Ministerio para la Transición Ecológica adjudicó en agosto la redacción del proyecto de regeneración de las playas de Almardá, Corinto y Malvarrosa, así como de Canet d' En Berenguer. Se espera que entre mayo y junio ya cuente con el proyecto y se empiecen a vislumbrar soluciones a medio plazo, aunque la asociación de vecinos de Almardà también pide medidas para garantizar el acceso de los bañistas a las playas este mismo verano.

El impulso a la mejora de los corredores ferroviarios Cantábrico y Mediterráneo son otras de las demandas que vienen repitiendo tanto las administraciones locales como la patronal comarcal, sindicatos y asociaciones. A eso se suma la necesidad de que las obras del tren de mercancías al puerto comercial, licitadas hace unos meses, cumplan realmente los plazos previstos y no sufran retrasos.

Otro aspecto a tener en cuenta será que las gestiones para hacer realidad Parc Sagunt II vayan «como la seda» y no haya malentendidos ni obstáculos entre la administración local, autonómica y estatal.

La mejora de las conexiones de Sagunt con la autopista AP7 es una de las deudas históricas que arrastra la zona y que más urgen, como ya han dejado claro recientemente los plenos de varios ayuntamientos de la comarca, con las recientes mociones aprobadas a propuesta de Compromís. Además de beneficiar a los ciudadanos, la obra es clave para reforzar la zona como polo de atracción de industria y empresas en general, especialmente, teniendo en cuenta el desarrollo de Parc Sagunt I y la apuesta por Parc Sagunt II.

La demanda de la llegada del tren de pasajeros al Port de Sagunt también se ha incorporado en los últimos años a las peticiones de infraestructuras en la ciudad, después de que esta petición que al principio lanzaron los segregacionistas fuera compartida por la mayoría de los grupos con representación municipal y se creara hasta una plataforma cívica.

La puesta en marcha de planes plurianuales de inversiones en el Castillo de Sagunt, que permitan evitar su falta de servicios básicos y hacerlo referente turístico son otra de las viejas demandas de los partidos políticos saguntinos y entidades como el Col.lectiu Pel Patrimoni Saguntí, que también insisten en la necesidad de seguir consolidando estructuras y de retomar las campañas de excavaciones que se hicieron en los años 80. A esto se suman las obras necesarias para acabar la rehabilitación del Teatro Romano y subsanar sus actuales carencias, así como la demanda de inversiones en el ingente patrimonio industrial del Port de Sagunt, que sigue a la espera de su puesta en valor y tiene ahora todos sus ojos puestos en que la Autoridad Portuaria de Valencia (que depende de Puertos del Estado) inicie cuanto antes las obras para consolidarlo de forma íntegra y evitar que caigan más vanos.

La inversión estatal de mayor calado en el festival Sagunt a Escena es otra de las viejas reivindicaciones de una ciudad que, a este nivel, siempre ha querido recibir el mismo tratamiento que Mérida o Almagro. Sin embargo, en la edición anterior apenas recibió unos 10.000 euros del ministerio de un presupuesto de 463.000 euros, la mitad aportados por la Generalitat Valenciana y el Institut Valencià de Cultura, que ese año incrementaron en un 11% su dotación para el certamen.

La continuidad del proyecto para acondicionar el cauce del Palància a su paso por Sagunt es otra de las asignaturas pendientes desde hace tiempo pues el proyecto empezó a hacerse realidad justo cuando Gloria Calero fue alcaldesa. Sin embargo, aún hoy continúa sin acabarse en la zona del delta y sin prolongarse a la parte que atraviesa el casco antiguo de la ciudad. Junto a ello,la Sèquia Major está pendiente de que la Confederación Hidrográfica del Júcar refuerce la acequia a su paso por la presa de Algar.

La rehabilitación del paseo marítimo del Port de Sagunt también es otro proyecto que quedó encallado hace mucho tiempo, cuando el masivo rechazo político y vecinal a las extracciones de arena previstas en la playa truncaron los planes de la Delegación del Gobierno en la etapa de Ricardo Peralta. En concreto, en otoño de 2007 se impulsó una inversión de 20 millones de euros, después de que la insistencia del gobierno local que presidía Gloria Calero hubiera logrado que Costas impulsara el proyecto. Sin embargo, al trascender que esto llevaba aparejada la retirada de arena para trasladarla a la zona de Corinto, el malestar fue en aumento y al final el proyecto se truncó tras la creación de una Plataforma por la Defensa de la Playa, promovida por Iniciativa Porteña y respaldada por dos concejalías dirigidas por segregacionistas. De hecho, se recogieron más de mil firmas en contra y se adhirieron otros colectivos. Por ello, la reforma del paseo se paró y sigue sin hacerse.

La renegociación del convenio firmado por el Ayuntamiento de Sagunt y Acuamed para la construcción y puesta en marcha de la planta desalinizadora es 'una de las patatas calientes' que ahora podrá intentar resolver Gloria Calero ya que ahora mismo la instalación está aún parada debido, básicamente, a que el consistorio se niega a hacerlo debido a la alta factura que tiene que pagar, según el acuerdo alcanzado cuando ella era alcaldesa.

El cubrimiento de las vías del tren a su paso por Sagunt con una losa gigantesca donde se pueda construir encima parques e incluso edificios, como ocurre en Oviedo, es otra aspiración pendiente que el gobierno de PSPV-PSOE, Compromís y EU quiere retomar.

Aunque la lista es extensa, Gloria Calero dejaba claro a Levante-EMV que como delegada del Gobierno «procuraré llevar los temas con todo el cariño y hacer todo lo posible, como siempre».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats