Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Percance

Una voladura "controlada" dispara piedras a 500 metros y hiere a un vecino de Sagunt

Lafarge asegura que la operación siguió todos los requisitos - La Guardia Civil inicia una investigación sobre los hechos

Una voladura "controlada" dispara piedras a 500 metros y hiere a un vecino de Sagunt

Una voladura «programada, autorizada y controlada» en la cantera del Salt del Llop de Sagunt estuvo a punto de convertirse ayer en tragedia, después de que rocas de hasta 25 centímetros de diámetro salieran disparadas a unos 500 metros, impactando en un vecino que fue trasladado al hospital. Aunque minutos después fue dado de alta con un parte de heridas leves en los pies, el resultado podría haber sido mucho peor, ya que en el momento del accidente se encontraba junto a su hijo, menor de edad.

El suceso ocurrió en torno a las 10.30 horas y sus consecuencias también alcanzan a varias viviendas de la montaña de Romeu, que sufrieron daños, especialmente en tejados y depósitos de agua. El alcalde de Sagunt, Darío Moreno, fue uno de los primeros en acercarse a la zona y reconoce a Levante-EMV que «podríamos haber tenido una desgracia». La Guardia Civil ya ha abierto una investigación para esclarecer los hechos y el socialista confía en que «se averigüe la causa» del suceso «y se depuren las responsabilidades para asegurarnos de que esto no vuelva a ocurrir».

El socialista, que puso los servicios municipales a disposición de los vecinos, añade que «esto ya no se trata de una molestia, sino de un peligro para unos propietarios que tienen el derecho a vivir sin el temor de sufrir una lluvia de proyectiles». Moreno también confirma que «haremos todo lo que esté a nuestro alcance para colaborar con la investigación».

Desde Lafarge, que tiene concedida la gestión de la cantera del Salt del Llop, se apunta que «esta mañana -por ayer- se realizaron tres voladuras programadas, autorizadas y controladas. Durante la operación, que se desarrolló con normalidad bajo la supervisión de especialistas y de autoridades competentes, no se tuvo constancia ni notificación de ninguna anomalía. Con posterioridad, la Guardia Civil informó a la empresa de un incidente fuera de la cantera, que Lafarge está analizando en total colaboración con las autoridades. Las voladuras -añaden desde la cementera- se llevaron a cabo por una empresa especializada experta en la materia, siguiendo los protocolos y requisitos legales en materia de seguridad minera».

Entre quienes acudieron a la zona del siniestro también estaba el concejal de Urbanismo, Quico Fernández, quien califica los hechos de «muy graves, no por ser la primera vez, sino porque podría haber pasado una desgracia terrible». Además de destacar, tras conversar con los vecinos, que la alarma previa a cualquier voladura no sonó, algo que la empresa niega, el exalcalde añade que lo ocurrido ayer «es una irresponsabilidad tremenda que afecta a la seguridad de las personas. Los vecinos, que tienen sus casas legalizadas incluso antes de que se explotara la cantera, no pueden estar pendientes de si les cae una roca en la cabeza».

Paralizar las explosiones

Además de lamentar «la falta de escrúpulos» de la empresa, Fernández reclama que las instituciones «tomen cartas en el asunto y paralicen las voladuras hasta que ofrezcan la máxima garantía. La administración -añade el portavoz de Compromís- debe ser contundente con esta empresa».

Compartir el artículo

stats