Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Averiguación

Industria investiga la explosión en la cantera que hirió a un vecino de Sagunt

El alcalde espera que los informes de la conselleria y la Guardia Civil permitan tomar medidas y garantizar la seguridad

Imagen de la cantera el pasado viernes. daniel tortajada

La Dirección General de Industria de la Conselleria de Economía investiga la voladura «autorizada y programada» por la empresa Lafarge en la cantera de Sagunt que el pasado viernes acabó con rocas disparadas a unos 500 metros de distancia que hirieron a un vecino que iba con su hijo menor de edad y provocaron daños en varias viviendas de la zona Romeu.

De momento, el departamento está recabando información para emitir un informe, que se sumará al de la Guardia Civil, según explicaron fuentes de toda solvencia a Levante-EMV.

El alcade, Darío Moreno, aseguró ayer que el ayuntamiento está a la espera de esos pronunciamientos, pero recalcó el interés municipal porque «se averigüe bien qué pasó, para así tomar medidas y poder garantizar la seguridad de los vecinos».

Según apuntaba: «El equipo de gobierno que conformamos el PSOE, EU y Compromís estamos muy unidos en esta cuestión. Desde el primer momento, la presidenta del Consell Local Agrari Gloria Parra y yo como alcalde hicimos gestiones ante la Dirección de Emergencias y la Delegación de Gobierno, demandando una investigación inmediata de la Guardia Civil que así se hizo. Y he decir que la empresa también se mostró muy colaborativa en todo momento», apuntaba.

La asociación de vecinos de Bonilles- Romeu mostró ayer su indignación por un hecho que pudo haber acabado en tragedia y, en un comunicado, recalcó: «Esto no es un desgraciado accidente, ni un error humano, ni una fatalidad; esto ya ha pasado anteriormente y volverá a pasar, esto es lo que pasa cuando en pleno siglo XXI se tolera una cantera de estas características junto a viviendas y zonas habitadas. Las voladuras son continuas, las molestias y riesgos se producen todas las semanas. Las nubes de polvo, temblores, sustos, grietas y caída de cascotes son tónica habitual, por tanto no es un accidente: es una negligencia por parte de las administraciones que lo permiten y un mirar para otro lado debido a presiones de los intereses económicos de la empresa Lafarge», apuntan.

Aunque la empresa recalcó desde que las voladuras del pasado viernes fueron «programadas, autorizadas y controladas» y realizadas «por una empresa especializada experta en la materia», los vecinos afirmaban dirigiéndose al alcalde: «No nos vale que diga que cuentan con todos los permisos y autorizaciones, ni nos vale que diga que las viviendas están a 500 metros de la cantera (parece que obvia o desconoce que hay viviendas a tan sólo 25 metros de la cantera); los hechos están ahí».

En este sentido, recordaban que la Plataforma Castor (frente a la costa de Vinaròs) «también parece que contaba con todos las autorizaciones, pero causaba continuos terremotos y hoy está clausurada ("casualmente se olvidó" hacer un estudio sísmico en la Evaluación de Impacto Ambiental de la actividad)». Así, se preguntaban si «se ha hecho algún estudio del impacto de la actividad de la cantera sobre las viviendas de las proximidades o ¿se ha hecho alguna Evaluación de Impacto Ambiental general de la actividad de la cantera para su autorización? ¿O hay que esperar que la próxima vez las rocas que caigan tengan más puntería y le den a alguien en la cabeza?».

Junto a esto, acusaban al ayuntamiento de «seguir sin gestionar el Paraje Natural Municipal de Romeu, haciendo dejación de sus obligaciones» ni haber constituido el Consejo de Participación; una última entidad que el alcalde afirma que se va crear «en breve».

Compartir el artículo

stats