Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vandalismo

Rajan las ruedas de coches aparcados en Almardá

Los vecinos piden más vigilancia tras detectarse en un día 4 vehículos afectados La Policía Local y la Guardia Civil ya buscan a los culpables

Rajan las ruedas de coches aparcados en Almardá

Rajan las ruedas de coches aparcados en Almardá

Hasta cuatro coches aparcados en distintos puntos de las playas del norte del término de Sagunt aparecieron ayer por la mañana con al menos una de sus ruedas rajada a propósito con algún elemento punzante.

Así lo confirmaban ayer a Levante-EMV tanto responsables de un taller del Port de Sagunt, que habían reparado tres vehículos como el dueño de un cuarto coche que fue también el blanco de los vándalos. «Lo deben haber hecho adrede con un cuchillo grande, no con un punzón ni con un destornillador», precisaba un mecánico.

Sólo en su taller, ayer habían arreglado las ruedas de un Seat Altea estacionado la noche anterior en la playa de Corinto, un Toyota aparcado en Almardá y un Renault Laguna, que también había amanecido en Corinto. Se trataba de coches con varios años de antigüedad, no nuevos ni llamativos, que tampoco compartían una característica común pues el primero era azul claro y el resto, gris clarito.

A la hora de provocar los daños, tampoco había un patrón único, pues aunque en dos casos era la rueda delantera derecha, en otro era una trasera.

A estos casos se les sumaba el de un Seat Exeo de color blanco, estacionado en las inmediaciones de la avenida Montanyars, que amaneció ayer con una raja en la rueda trasera izquierda. «Solo repararla me va a costar 160 euros. En teoría recomiendan siempre cambiar también su pareja, pero como apenas las tengo un año, de momento, cambiaré una. No me quiero gastar ahora más dinero», comentaba indignado el dueño, además de pedir que se refuerce la vigilancia policial en la zona, «pues aunque sean unos niños, al menos, que sus padres nos paguen los daños que están ocasionando. No hay derecho», decía.

En su caso, además, se da la circunstancia de que su mujer ya se encontró con dos ruedas pinchadas el día anterior, cuando fue a coger su coche por la mañana tras dejarlo aparcado la noche anterior en esa misma zona de Almardá. «Parecía que tenían dos clavos y pensé que sería algo casual. Ahora ya no sé qué pensar», admitía preocupado.

Investigación

Desde la Policía Local de Playas se aseguraba a este diario que tanto este departamento como la Guardia Civil están al tanto de lo sucedido y ealizando pesquisas oportunas con tal de localizar a los responsables.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats