Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Faura refuerza su vigilancia ante su día grande para evitar contagios

El ayuntamiento insta a ver desde casa tanto el pasacalle de la banda como los castillos de fuegos artificiales

Faura refuerza su vigilancia ante su día grande para evitar contagios

El Ayuntamiento de Faura ha decidido reforzar la vigilancia policial de cara a su día grande para evitar al máximo situaciones que puedan generar contagios de Covid-19.

Aunque la pandemia hizo anular las fiestas patronales, como en el resto de la comarca, la víspera de la Virgen de Agosto incluirá hoy dos citas simbólicas que intentarán servir como revulsivo en este tiempo gris: Un pasacalle de la Societat Joventut Musical de Faura y un castillo de fuegos artificiales de la pirotecnia local Lluch que, por primera vez, se disparará desde cuatro puntos de la población con tal de que todos puedan verlo desde casa, sin reunirse adrede en ningún lugar.

Con el objetivo de evitar en lo posible los grupos numerosos, desde el consistorio encabezado por el también presidente de la Diputación de Valencia, Toni Gaspar, incluso se anima a ver a la banda desde los domicilios, como explicaba ayer a Levante-EMV la teniente de alcalde, Consol Durán. «La banda nos pidió poder hacer el pasacalle y, como es algo habitual siempre el 14 de agosto que se puede hacer con medidas de seguridad, al final, se hará a las 20,30 horas, con el mismo recorrido de siempre», apuntaba.

Aún así, instaba a cumpliar las normas anti-Covid. «Creemos que hay que evitar riesgos y actuar desde la prudencia. Estamos repitiendo estos mensajes porque son necesarios y ¡ojalá demostremos que somos un pueblo ejemplar!, pero vamos a reforzar la policía para que la gente no se olvide que éste es un año diferente», dice.

Éxito total en la venta de los nuevos estandartes

La iniciativa del Ayuntamiento de Faura de crear unos estandartes alusivos a las fiestas patronales que pudieran decorar los balcones de las casas ha sido todo un éxito. Tras hacer 4 diseños y encargar 100 copias de cada uno que se vendían a 15 euros la unidad, el de Santa Bárbara se ha agotado y del resto apenas quedaban 60 ayer, por lo que el colorido está garantizado en estos días para hacer olvidar, aunque sea un poco, la Covid-19

Compartir el artículo

stats