El coronavirus ha impedido celebrar como se había programado el cierre del año jubilar en Canet d'en Berenguer con motivo del V centenario de la patrona, la Virgen contra las fiebres. Pese a esta situación, el día grande contará como oficios religiosos, música y fuegos artificiales.

El acto más esperado es la eucaristía prevista para el próximo martes, 8 de septiembre, en honor a la patrona, para la que se instalará una pantalla gigante en la Plaza de la Iglesia, que retransmitirá la ceremonia religiosa en directo para el pueblo, a partir de las 20.30 horas.

El oficio religioso, que se enmarca dentro de la celebración de los 500 años de historia de la virgen, contará con todas las medidas de seguridad e higiene exigidas dada la situación de pandemia y tendrá un aforo limitado. El broche a esta efeméride lo pondrá un pequeño castillo de fuegos artificiales, previsto para después de la misa.

Los actos en honor a la patrona, que han sido organizados por el clavario, Ramón Fernández y el ayuntamiento, arrancarán el próximo lunes, 7 de septiembre, con el tradicional volteo de campanas anunciando la festividad y la posterior salve. Para el día siguiente, hay prevista una misa solemne a las 12 horas, tras la que se disparará una mascletà en la calle Calvario. Por la tarde, la Sociedad Musical de Canet d'en Berenguer amenizará las calles con actuaciones puntuales en distintos rincones del municipio. La misa vespertina en honor a la patrona y el posterior castillo de fuegos artificiales dirán adiós a una año jubilar que ha estado marcado por la pandemia.

El alcalde de Canet, Pere Antoni Chordà, en nombre del equipo de gobierno, ha querido felicitar las fiestas a todos los vecinos y vecinas y ha lamentado la coyuntura en la que éstas han tenido que celebrarse, que ha obligado a suspender todos los actos previstos para conmemorar «un año tan importante para los caneteros y caneteras donde conmemoramos el V centenario de nuestra patrona», lamentaba.