Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patios en múltiples espacios de La Baronia

Los ayuntamientos ceden todo tipo de lugares para facilitar el cumplimiento de las normas antiCovid-19 en los colegios

Alumnos de Estivella, con una profesora, disfrutando del recreo en un parque.

Alumnos de Estivella, con una profesora, disfrutando del recreo en un parque.

‘Escola Matinera’ de Algímia, en el salón multiusos.

La cesión de espacios públicos municipales a los centros educativos para garantizar el distanciamiento social entre los alumnos, principalmente a la hora del recreo, ha marcado el inicio del curso en la Baronia.

Uno de los casos más llamativos ha sido el de Estivella, donde los alumnos del CEIP Braçal utilizan el parque de al lado del colegio para disfrutar de su momento de esparcimiento. Más de 2.000 metros cuadrados para divertirse que usan todos y cada uno de los escolares, que se organizan por turnos. «Lo hacemos de forma rotativa para que todos disfruten de esta zona tan atractiva para ellos», explicaba la directora, Creu Mateu.

Otro ejemplo es Algar. La falta de espacio en el patio del Centro Rural Agrupado (CRA) Baronia alta de Algar del Palància para garantizar las medidas de seguridad entre los alumnos, también ha llevado al ayuntamiento a ceder el frontón y el polideportivo municipal al centro escolar. Un espacio que ya están disfrutando los alumnos de 5º y 6º de Primaria, mientras el resto se mantiene en el patio del colegio durante las horas de recreo.

En el caso de Albalat dels Tarongers, la corporación ha convertido la zona de aparcamiento que existe junto al CRA Baronia Baixa en un espacio acotado para la recepción de los alumnos, donde se organiza la entrada de los mismos al centro «garantizando todas las medidas de seguridad», explicaba la alcaldesa. «Solo se permite el tráfico rodado en la zona. De esta manera evitamos el cuello de botella que hacían los coches al traer los niños al colegio y por otro lado, reducimos la contaminación». El objetivo, añadía Maite Pérez es «crear un itinerario seguro».

La iniciativa conlleva la redistribución del espacio en varias parcelas de unos 10 metros cada uno, en las que se ubica cada uno de los ciclos hasta la entrada al colegio, espacios «con lo que se minimiza el contacto y los riesgos de contagio», añadía Pérez.

A estos casos se suma el del colegio de Gilet al que el ayuntamiento ha habilitado toda una calle para patio, tal y como adelantó Levante-EMV. Además también cede desde años la antigua guardería municipal, donde en este curso dan clase los alumnos de 1º de Primaria. Por otro lado, la falta de espacio en el CRA Baronia Baixa de Gilet obliga a trasladar el comedor hasta el centro concertado, San Antonio Abad.

En Algímia d’Alfara se cedió el parque Cavanilles, pero finalmente el plan de contingencia del CEIP Palància ha cambiado y los alumnos siguen utilizando el patio del colegio aunque por turnos y de manera escalonada, tal y como comunicaban desde el centro. Sin embargo, el ayuntamiento ha prestado el salón multiusos para la «Escoleta matinera».

Compartir el artículo

stats