Tres décadas del arte de Sebastián Nicolau en Sagunt

Tres décadas del arte de Sebastián Nicolau en Sagunt

El universo del artista valenciano Sebastián Nicolau inunda ya la sala Glorieta de la Fundación Bancaja en Sagunt, después de la inauguración que tuvo lugar ayer en presencia del artista y del presidente de la entidad, Alfonso Muñoz. La muestra Land se reúne su obra más reciente en diálogo con piezas anteriores para revelar su evolución y su capacidad para reinterpretar las imágenes desde lo real hacia lo abstracto durante más de tres décadas.

La exposición, comisariada por Alfonso de la Torre y que se mantendrá abierta hasta el 30 de noviembre, está integrada por obras de mediano y gran formato datadas entre 1984 y 2019. La selección permite descubrir a un creador complejo que despliega su universo creativo a través de diversas disciplinas como la pintura, el dibujo, la escultura, la fotografía o la instalación digital. En ese tránsito, Nicolau fija su mirada en temáticas como el paisaje, el horizonte, la arquitectura, las estructuras industriales o las referencias orientales.

La muestra refleja la singularidad que el uso y convivencia de materiales diversos aportan a las creaciones del artista, utilizando desde el lienzo y el óleo al aluminio, metal, papel, madera, escayola, esmalte o cerámica. Todo un trabajo reconocido ayer por asistentes al acto, como los ediles José Manuel Tarazona, Asun Moll y Natalia Antonino, entre otros.

Sebastián Nicolau es un artista multidisciplinar con una trayectoria de casi 50 años mostrada en exposiciones individuales y colectivas tanto en las principales capitales españolas como en países como Japón, Estados Unidos, Suiza, Italia, Francia, Alemania o Portugal. Su obra está presente en colecciones como las del IVAM, Museo de Arte Contemporáneo de Madrid, la Fundación Mapfre, la Fundación Banco Sabadell, la Colección Hortensia Herrero, el Museo D’Arte Dello Splendore (Italia), el Centro de Arte Contemporáneo Caja Burgos o la propia Fundación Bancaja, entre otras.

El artista establece analogías entre realidad-ficción, con juegos entre lo tangible y lo representado; o entre realidad-abstracción en grandes óleos y dibujos de hules plegados que parecen sustentarse a sí mismos. Todo, en una muestra visitable de martes a sábado por la tarde.