Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Antes del confinamiento, nadie esperaba ese alcance ni ser tan vulnerable»

Un documental grabado durante el estado de alarma recoge cómo vivió Canet d’En Berenguer aquellos días ya históricos

«Antes del confinamiento, nadie esperaba ese alcance ni ser tan vulnerable»

«Antes del confinamiento, nadie esperaba ese alcance ni ser tan vulnerable»

El largo e incierto confinamiento de la primavera de 2020 quedará para siempre en la retina en Canet d’ En Berenguer gracias a un completo documental producido por el ayuntamiento. El trabajo fue impulsado durante el estado de alarma y cuenta con esa particularidad: Contiene imágenes y entrevistas realizadas en esos duros días de marzo, cuando el mundo empezó a recluirse en sí mismo para huir de la covid-19.

Las grabaciones fueron realizadas por los dos profesionales muy conocidos en Canet que firman como JM Photoemotion y llevan ya mucho tiempo en el mundo audiovisual: Jorge Miguel Jaime y María Martínez. El hecho de ser pareja y compartir casa hizo que este proyecto les sirviera de vía de escape en esos días en los que las jornadas parecían no tener fin y las noticias eran de todo menos un bálsamo, pues la cifra de afectados y fallecidos en todo el mundo solo iba en aumento.

Además de grabar desde su balcón el silencio emocionado o los aplausos de los sanitarios, Jorge empezó a aprovechar sus contadas salidas a la calle para recoger el testimonio de los que entonces eran los «esenciales»: Los horneros, que trabajan a ciegas esos días ante una clientela que iba a extremos e igual compraba mucho para congelar o casi ni se acercaba; el dueño del supermercado que había acabando demorando el cierre del local para dar servicio y hasta había empezado a hacer encargos a domicilio; o las estanqueras, que echaban de menos a sus clientes y el jolgorio de los niños en la calle.

Junto a eso, el documental incluye testimonios desgarradores de varios sanitarios de Canet o de la trabajadora de una residencia de ancianos, que reflejan la angustia de esos días donde, como explica una de ellas, el miedo de muchos era «tener que elegir quién podía salvarse y quién no».

No faltan testimonios de varios afectados por el agresivo coronavirus. Uno es especialmente significativo, ya que es el de una médica que se transformó en paciente y tuvo que lidiar con ese temor profundo que quitaba el sueño esos días a los trabajadores esenciales: El de contagiar a su familia con consecuencias irreparables.

«El miedo fue un denominador común a muchos niveles. Antes del confinamiento, nadie esperaba ese alcance , ni ser tan vulnerable», explicaba Jorge Miguel Jaime al volver la vista atrás sobre un trabajo que se exhibirá el próximo día 9 a las 12,25 horas, en un acto de entrada libre pero para el que se requiere reserva previa.

El dolor de la muerte de un ser querido es otro de los elementos que recoge el documental gracias a la colaboración del hijo del único de vecino de Canet fallecido hasta ahora por la Covid-19; una tragedia que contrasta con las imágenes del esperado reencuentro de enfermos y sus familiares.

Para evitar centrarse en lo local, el trabajo incluye datos de la influencia de la pandemia en todo el mundo y da voz a personas que vivieron el confinamiento esos días en países tan distintos como Etiopía, India, EE UU, Italia u Holanda. «Contacté con varios amigos para que, vía Skype, me explicaran cómo se estaba viviendo allí. Esto da idea de lo diferente que fue todo en cada lugar. Hemos tenido la suerte de que Canet ha sido un oasis sanitario y los casos no se dispararon ni entonces, ni ahora», decía Jorge Miguel recordando que en aquel momento hubo 10 contagios, que en las últimas estadísticas no llegan a la treintena, más un fallecido; una última cifra que se mantiene.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats