Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vecinos de Corinto logran paralizan la tala de una veintena de árboles

La medida se justifica por daños al carril bici y a varias casas

Árboles que se pretendían talar, entre cipreses. | LEVANTE-EMV

Árboles que se pretendían talar, entre cipreses. | LEVANTE-EMV

Trozos de los árboles talados en la playa de Corinto. | LEVANTE-EMV

Daño en el carril bici. | LEVANTE-EMV

La intervención de varios vecinos fue ayer decisiva para lograr paralizar la tala de una veintena de árboles en la playa de Corinto. Los operarios de la empresa municipal del Ayuntamiento de Sagunt llegaron trocear hasta seis ejemplares de unos 20 años de antigüedad y llevaban idea de hacer lo mismo con el resto, como les habían ordenado. Sin embargo, la presión de residentes en la zona acabó provocando la llegada de la Policía Local, la paralización temporal de los trabajos y el compromiso del gobierno local de repensar la actuación.

La tala empezó ayer a primera hora de la mañana y cogió totalmente por sorpresa a varios vecinos de la urbanización Pla de Corinto, que no daban crédito a lo que estaban viendo; sobre todo, al preguntar a los operarios y enterarse de que tenían orden de quitar esa misma mañana todos los árboles plantados desde hace más de 20 años frente a sus casas, entre un manto de cipreses.

«Es una tremenda barbaridad». «Un absoluto desatino», aseguraba a Levante-EMV Amparo, una residente. Tras empezar a hacer gestiones con otro vecino para poder paralizar la tala e incluso pedir presencia policial, la mujer decía no entender que el ayuntamiento «fuera a quitar» una veintena de árboles «sólo porque las raíces de algunos ejemplares» estén provocando daños en «unos puntos concretos del carril bici». «Si molestan algunas raíces, lo normal es que las quiten, pero sin talar todo el árbol y mucho menos el resto, que no hacen ningún daño», decía.

Desde el consistorio justificaron la medida en que «justo eso» es lo que les había solicitado por escrito un representante de esa urbanización, alegando que los desperfectos de las raíces afectaban ya incluso a algunas casas.

Aún así, al conocer ayer el malestar originado por el inicio de tala, desde el gobierno local se dio orden de detenerla. «Esta misma semana, iremos varios concejales con un técnico para valorar la situación y buscar alternativas», aseguraba a este diario el edil Roberto Rovira, responsable de la empresa municipal SAG que se encarga de los trabajos de jardinería. «Todo esto ha partido de un encargo que nos realizó el departamento municipal de Mantenimiento, tras la petición expresa que recibió de vecinos de esa zona. Aún así, a la vista de las quejas, no hay ningún problema en pararlo y volver a valorarlo todo», puntualizaba.

Pese al cierto alivio por la respuesta municipal, en el Plà de Corinto el malestar era grande pues los ejemplares cortados estaban justo en un punto donde ni el carril bici ni las viviendas habían sufrido daños. «Nadie nos había informado de esa petición realizada al ayuntamiento. Yo llevo un disgusto tremendo. Los tres árboles que había frente a mi casa y que me daban sombra los han talado, incluida la acacia que había cuidado yo más de 20 años. Espero que el ayuntamiento acabe con este sinsentido y reponga los seis que ha quitado», decía Amparo.

Desperfectos para los que se pide una solución

«Los desperfectos ocasionados por las raíces de algunos árboles en el carril bici de la urbanización Pla de Corinto y en varias viviendas necesitan también una solución». Éste es el punto de vista de otros vecinos de la zona, que veían con buenos ojos que el ayuntamiento hubiera empezado a intervenir, aunque lo hiciera contemplando la tala total de los árboles situados entre los cipreses e iniciándola por la zona sur, cuando es la norte donde está el pavimento levantado.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats