El consorcio Palància Belcaire ha reclamado especialmente por estas fechas un consumo responsable de toda la ciudadanía, reforzando la idea de la importancia de la separación selectiva en origen, ya que cada residuo tiene su propio contenedor.

«La cadena de reciclaje comienza en los hogares. Va más allá de ser una buena práctica, es un estilo de vida que se debe trasladar a todas las esferas», destaca el presidente del consorcio y alcalde de Estivella, Rafa Mateu, quien afirma que este organismo emplea sus campañas informativas para «concienciar a la ciudadanía de sus 56 municipios consorciados a dar un paso más en su compromiso con el medio ambiente y el bienestar general de la población».

De esta manera, el consorcio apuesta por la compra de productos de proximidad y recomienda evitar el desperdicio alimentario, especialmente en estas fechas en donde las comidas son abundantes, con consejos tan sencillos como congelar las sobras y no tirarlas.

Además, el recordatorio de que las mascarillas y los guantes van al contenedor de resto, o la utilización de la tarjeta verde en los ecoparques para llevar los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos o de la ropa que ya no utilizamos, forman parte también de los mensajes difundidos por parte del consorcio. «Este año hemos comprobado que somos capaces de todo, con nuestras acciones responsables seguro que en 2021 seguiremos siéndolo», subraya Mateu.

Cabe destacar que las campañas de comunicación y concienciación sobre el consumo responsable y el correcto reciclaje de residuos en los hogares llevadas a cabo se alinean con la Agenda 2030 de Naciones Unidas, contribuyendo en concreto a garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles (objetivo 12); a adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos (objetivo 13) y a conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible (objetivo 14), apuntan desde el consorcio.