La huella del temporal era hasta ayer limitada en la costa saguntina. Aunque el paseo entre Port de Sagunt y Canet d’en Berenguer acabó lleno de piedras y aumentaron las acumuladas junto a Cases de Queralt, la turbina de la gola de Quartell funcionó y en general, se estimó que los daños habían sido menores a otras ocasiones.