Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Abde El Khayami no tiene límites

El atleta formado en Sagunt confía en acudir con la selección al Europeo en pista cubierta de Polonia

El mediofondista al cruzar la meta. | PLAYAS DE CASTELLÓN

El mediofondista al cruzar la meta. | PLAYAS DE CASTELLÓN

Abde con su flamante medalla. | PLAYAS DE CASTELLÓN

Todavía «en una nube» tras proclamarse subcampeón de España absoluto en pista cubierta en la prueba reina del mediofondo, los 1.500 metros, Abderrahman El Khayami ya piensa en su próximo gran compromiso, que debería ser el Campeonato de Europa. «Tengo mínima y cumplo todos los requisitos, así que espero estar en Polonia porque me dejaré la piel por la selección», apunta el atleta formado en Sagunt sobre una cita prevista en Torun para el primer fin de semana de marzo.

En el Campeonato de España disputado en Madrid, Abde se clasificó por puestos en las semifinales en una carrera rápida en la que aguantó el ritmo hasta que lo necesitó del gran favorito para el oro, Ignacio Fontes. Ya en la final y después de una caída que afectó a este atleta granadino, «pegué un salto y seguí tras Jesús Gómez. Intenté alcanzarle, pero vi que ya iba con las fuerzas justas, así que me conformé con la medalla de playa, que me supo como un oro».

El tiempo de 3 minutos, 50 segundos y 21 centésimas queda lejos de su mejor registro ( 3:41:61), pero ya nadie le podrá quitar este podio, que todo apunta a que solo es el primero de muchos. Y es que estos frutos los recoge apenas seis meses después de su apuesta por dedicarse de forma exclusiva al atletismo, más allá de seguir con sus estudios, tras pedir la excedencia en su trabajo como mecánico en Talleres Salvador de Sagunt. «Cuesta mucho, pero merece la pena cumplir los sueños. Es un salto muy importante que en mi primer año ya opte a ser internacional», reconoce El Khayami en palabras a Levante-EMV.

Todavía en el polideportivo Gallur de Madrid tras su segunda posición, un emocionado Abde reconocía que «no quepo en mí de felicidad», al tiempo que dedicaba el éxito especialmente « a mi pareja Celia, que siempre está conmigo al 100 % con un amor incondicional», así como a su entrenador, una leyenda del atletismo español, como José Antonio Redolat.

Sobre la final, el saguntino de origen marroquí apuntaba que «corrí bien y supe hacer la carrera que más me convenía de principio a final». El Khayami también animó a «seguir adelante» a los dos atletas que sufrieron una caída durante la prueba.

Compartir el artículo

stats