Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Las terrazas de los bares devuelven la vida a las calles»

Los vecinos de Sagunt acogen la apertura con más optimismo que muchos hosteleros

Una terraza en un bar del Port y en una cafetería de Hornos Domingo, en el Port de Sagunt. | DANIEL TORTAJADA

Una terraza en un bar del Port y en una cafetería de Hornos Domingo, en el Port de Sagunt. | DANIEL TORTAJADA

Una trabajadora, atendiendo una mesa. | DANIEL TORTAJADA

«Las terrazas de los bares devuelven la vida a las calles»

La reapertura de las terrazas de bares y restaurantes devolvió ayer la vida a las calles de los dos níucleos urbanos de Sagunt y a muchos puntos de la comarca. Aunque no todos llegaron a abrir sus puertas los vecinos se encontraron con un lugar donde volver a desayunar, tomar café, almorzar e incluso comer. Sin embargo, el clima no acompañó y el frío frenó los servicios.

Esto hizo que, para muchos negocios, el abrir únicamente las terrazas no fuera una apertura tan exitosa como se esperaba, ya que no salía rentable.

Manuel García, desde el bar Búnker 34 del Port de Sagunt, era de los pesimistas: «El dejarme abrir solo la terraza supone estar trabajando al 20%. Esto un engaño», decía a preguntas de Levante-EMV.

M.ª Ángeles Sala, trabajadora de la cafetería Doctor Palos, tampoco hacía un balance positivo: «El día tampoco ha acompañado, pero seguiremos abriendo. Se trata de sobrevivir dentro de todo».

Desde una mirada más positiva, un encargado de los Hornos Domingo consideraba que la reapertura de las terrazas ha ido «despacio, pero bastante bien para lo que se podía prever».

En el sector también seguía abundando la preocupación por el retraso en las ayudas. «Sigo pagando la luz, el agua y demás. También me quitaron una línea de teléfono y me siguen cobrando», afirmaba Manuel García, al no sentirse respaldado por ninguna prestación que realmente le empuje a seguir hacia delante y considerar que el pago de impuestos debería hacerse en función de la actividad que realmente ha podido realizar, debido a las restricciones que ha implicado la pandemia.

M.ª Ángeles manifestó por su parte: «Somos un bar de barrio, aunque me han dicho que las ayudas no están llegando, y si llegan, son muy pocas».

A pesar de la mala jornada de ayer, estos negocios siguen dispuestos a abrir sus terrazas, esperando a que la situación mejore pues las medidas, aunque restrictivas, permiten generar algo de ingresos en este nuevo mes de marzo, después de 40 días con el cierre echado.

Entre muchos vecinos de Sagunt, la reapertura de las terrazas fue acogida con alegría. «Las terrazas de los bares han devuelto la vida a las calles» , decía una mujer que ahora podían charlar de nuevo mientras almorzaba con unas amigas.

Otros declaraban que es alegre ver las terrazas abiertas, porque después de unas semanas en las que era realmente triste ver todo tan apagado y sin apenas actividad, «todo parece haber vuelto, aunque sea un poco, a algo más parecido a la normalidad», decían pese a admitir que esperan que pronto llegue el día en que los locales puedan servir también en el interior, a resguardo del frío.

Compartir el artículo

stats