Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La falta de un permiso amenaza una ayuda para rehabilitar el Palau

Benifairó espera desde 2018 luz verde de Cultura para invertir 142.000 € La conselleria alude a un retraso municipal pero dice que lo dará en breve

Palau Vives de Canyamàs de Benifairó de les Valls. | DANIEL TORTAJADA

Palau Vives de Canyamàs de Benifairó de les Valls. | DANIEL TORTAJADA

La falta de un permiso de la Conselleria de Cultura amenaza con dejar al Ayuntamiento de Benifairó de les Valls sin la ayuda de 90.000 euros que obtuvo de la Diputación de Valencia hace unos años con tal de acometer una nueva fase de rehabilitación del de uno de sus principales edificios históricos: El Palau Vives de Canyamàs, el único legado arquitectónico del barroco genovés en el País Valencià.

Esta subvención de 90.000 euros está inmovilizada desde 2017, ya que no puede ejecutarse sin el visto bueno de Cultura al informe arqueológico; algo que el consistorio pidió a la conselleria el 11 de abril de 2018. Con esos fondos y otros 42.000 euros aportados por el ayuntamiento, la intención es consolidar la cubierta sur así como parte de las fachadas que restan por sanear. Sin embargo, a la vista de que el tiempo ha ido pasando y no se justificaba el gasto, desde la diputación ya contacto hace meses con el consistorio para ver qué ocurría; de ahí que su alcalde, Antoni Sanfrancisco, vea urgente poder empezar las obras cuanto antes para que la ayuda no peligre y el deterioro del Palau no se vuelva irreversible.

«Si perdemos las subvención, el Palau se plegará, constatamos grietas amenazantes en los muros que definen su perímetro además de temer por algunos elementos estructurales», aseguran desde el ayuntamiento.

A preguntas de Levante-EMV, desde la Conselleria de Cultura se aseguró a este diario que la intención del departamento es dar este permiso al consistorio la semana que viene. No obstante, precisaban que «a veces los retrasos de las resoluciones no son imputables solo a la Generalitat porque a veces los ayuntamientos tardan mucho en contestar los requerimientos administrativos» y en concreto, apuntaban que el consistorio de Benifairó «ha tardado cinco meses en presentar la memoria de la intervención arqueológica del proyecto».

A la espera de poder recibir este visto bueno y poder desbloquear el proyecto, el equipo de gobierno local tiene como objetivo consolidar la casa palaciega, residencia del que fue embajador de Felipe III en Génova, Joan Lluís Vives, en la nave cultural de la localidad.

Por ello, el consistorio prevé para el segundo semestre de 2021 la conclusión de la urbanización de la fachada colindante con la calle Palau. Así, la urbanización de la acera aneja a la Escudería precederá la que será la posterior urbanización de todo el espacio circundante.

La idea del gobierno local es que el palacio de Benifairó sea en un futuro el centro administrativo local además de posibilitar ambientes para la proyección social y cultural de la localidad, como asegura el alcalde y presidente de la Mancomunitat les Valls.

Años de gestiones

Para lograr este objetivo, el consistorio lleva años trabajando en esa dirección. De entrada, el equipo de gobierno inició los trámites pertinentes para su declaración como Bien de Interés Cultural (BIC), lograda en 2009.

En 2012 el gobierno local impulsó la urbanización de una zona, la conocida como UE5; una operación que otorgó la titularidad del Palau Vives de Canyamàs al consistorio.

Tras nueve años el Palau ha registrado una intervención cifrada en 100.000 euros dedicados a la rehabilitación de la cubierta y la limpieza de la fachada norte; un capital otorgado como subvención de la Diputación de Valencia.

Por su parte el gobierno de Benifairó de les Valls destinó 5.000 euros de sus recursos propios para la reconstrucción de la Sala de l’Escuderia. Un espacio polifuncional en el que se enmarca la maqueta del edificio convertida en un espacio de interpretación.

Compartir el artículo

stats