El Atlético Saguntino continuó ayer trasladando material desde el estadio del Fornás a su campo de fútbol, dando por cerrada esa etapa de unas tres semanas en las que ha compartido sede con su eterno rival, el CD Acero.

Así lo explicaron ayer a Levante-EMV desde la concejalía de Deportes, mientras su edil responsable, Javier Timón, seguía sin entender lo ocurrido ni haber podido reunirse con la directiva rojilla pues afirma que aunque desde su departamento les propusieron ayer una cita, alegaron un problema de agenda. Aún así, Timón dijo esperar que el Saguntino «reconsidere su decisión», al tiempo en que resaltó que su teléfono y su despacho «están abiertos». «Mi mano tendida la tienen, pero es evidente que no voy a ir a persiguiéndoles. Yo voy a seguir trabajando para buscar una solución para su estadio, pero que quede claro que son ellos los que han decidido irse del Fornás por propia voluntad. Nadie les ha tirado de allí», dice.