adaptada a la covid-19. La Semana Santa empezó a vivirse ayer de un modo diferente en Sagunt: Con los sonidos. El característico toque de corneta volvió a oirse junto a la ermita de la Sang gracias a los altavoces colocados por el consistorio, como se volverá a hacer en los días más significativos. El alcalde, Dario Moreno, junto a otros ediles, entregó un cirio como muestra de que la llama de la Semana Santa sigue viva, algo que también hará en el Port.