Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La mayoría de los edificios más antiguos de Faura se pone al día

Las campañas municipales han permitido que muchos vecinos acaten la norma que los obliga a certificar el estado del edificio

El horno es uno de los edificios centenarios con los que cuenta Faura. | DANIEL TORTAJADA

El horno es uno de los edificios centenarios con los que cuenta Faura. | DANIEL TORTAJADA

El valor añadido de vivir en una casa de finales de siglo XIX es poco consuelo para sus propietarios últimamente, puesto que deben pagar por obtener una validación urbanística. Los edificios que se levantaron en las primeras décadas del siglo XX deben también someterse al filtro de esta singular inspección técnica. No se trata de añadir trabas o complicar la vida de quienes gozan en su día a día del valor de la historia, sino de garantizar su seguridad y confort.

A pesar de que el coste mínimo del informe de evaluación de edificios (IEE) oscila entre los 180 y los 200 euros, mientras la media se encuentra entre los 450 y los 525, los vecinos de la localidad de les Valls han asumido la llamada del consistorio. Los propietarios de estos edificios conocen desde 2018 la exigencia de revisar, acondicionar y adecuar sus casas. La normativa estatal y autonómica exige a la ciudadanía el mantenimiento de sus domicilios para obtener la pertinente certificación.

La ley prevé multas de 600 a 6.000 euros para las viviendas y edificios históricos que no cuenten con su certificado. «El mantenimiento, la comprobación de las fachadas y la estructura, así como de elementos ornamentales es fundamental no solo para asegurar la vida del edificio, sino para seguridad de toda la comunidad», afirma la teniente de alcalde de Faura, Consol Durán.

Tras dos años de audiencias públicas, información individualizada y asesoramiento municipal, los propietarios de los edificios históricos han cumplido con la exigencia, a pesar de tener que pagar sus informes y realizar las intervenciones sugeridas. De las 116 viviendas anteriores a 1901, el 67,2 % cuentan ya con su informe favorable, así que solo quedan 38 edificios por certificar su estado de conservación. «Se trata de una normativa que nos concierne a todos. No ha sido agradable difundir esta exigencia, puesto que los vecinos la identifican con un requerimiento municipal, pero el consistorio sencillamente ha difundido y apoyado el cumplimiento de la normativa. A pesar de ser una obligación regulada por el Estado, recae en los particulares y nuestro objetivo ha sido advertirles para que no incurriesen en una infracción urbanística», añade Durán.

La Conselleria d’Habitatge i Arquitectura Bioclimàtica puede, desde enero de 2021, sancionar a los propietarios de los inmuebles construidos antes de 1901 que no cuenten con el IEE y el equipo de gobierno de Faura ha recordado la exigencia a sus vecinos.

Esta iniciativa ha favorecido el seguimiento del estado urbanístico del municipio. Además de actualizar la base de datos, que ha permitido detectar almacenes y solares sin edificar que aparecían como edificios, o viviendas, la teniente de alcalde señala que «es una puesta a punto transversal, no solo tenemos mayor conocimiento de los edificios que conforman el perfil urbano, sino que conocemos su estado con mayor detalle».

Entre los edificios más antiguos, 84 cuentan con su informe de evaluación favorable. «Nuestra valoración es sumamente positiva, ya que los vecinos de Faura a pesar de sus reticencias iniciales han asumido mayoritariamente la exigencia y han cumplido la ley. La mayoría de los ayuntamientos están haciendo caso omiso a la exigencia o solo la atienden cuando se solicita la licencia de segunda ocupación o de rehabilitación integra».

El IEE cuenta con una validez de 10 años y es imprescindible para solicitar cualquier ayuda para la rehabilitación del edificio. En ese mismo sentido quienes no cuenten con dicha certificación incurren en una infracción urbanística que puede suponer la paralización de la venta del inmueble. Ante tales exigencias, Faura abandera el cumplimiento y facilita a sus vecinos este avance en clave urbanística

Compartir el artículo

stats