El Ayuntamiento de Sagunt conmemoró ayer el Día Internacional del Pueblo Gitano con el proyecto Baladres. Memorias de mi barrio, que se compone de una serie de dramatizaciones que surgen a raíz de trabajar la memoria como material de creación artística en clave de comunidad y una mirada espontánea, sin filtros, tal y como informan desde el departamento de Servicios Sociales.

Próximo a terminar la segunda fase del proyecto de dramatización, el delegado del área, Alejandro Sotoca, hace una «valoración muy positiva de los logros alcanzados, que superan los objetivos previstos para esta fase». Pese a las dificultades, este grupo de mujeres ha conseguido, a través del uso del teléfono móvil, desarrollar actividades creativas, que han ido más allá de la idea inicial de escenificar obras de teatro, «su implicación en el proyecto, su responsabilidad, sus ganas de aprender y seguir creciendo en un mundo que, para ellas, era novedoso, ha sido una de las claves del éxito», añade Sotoca.

A lo largo del proyecto han sido diferentes las actividades realizadas, entre las que se encuentran la representación de la obra de teatro Llueve Dentro de Mí o la lectura de textos dramatizados en los centros de Secundaria.