La dirección de Pilkington en Sagunt y la representación sindical avanzaron ayer un poco más en las negociaciones que se abrieron hace un par de semanas con la mediación de la dirección general de Trabajo tras los movimientos de la empresa que hicieron temer por su cierre. Mientras la huelga convocada se mantiene suspendida hasta la próxima semana, los temas que centraron las conversaciones de ayer fueron los posibles ahorros en los costes de producción y las mejoras en el rendimiento de la fábrica.

El comité de empresa calificó el encuentro de ayer como «productivo e informativo», después de que la dirección expusiera las bases de los costes para la oferta de modelos, los gastos de fabricación, así como aspectos mejorables para elevar la competitividad respecto a otras plantas. La próxima semana volverán a reunirse las dos partes para evaluar las ideas trasladadas y exponer nuevas aportaciones al plan para ir definiendo el proyecto acordado.

Otros avances previos en la negociación fueron la garantía de inversiones en la fábrica, incluida la línea de laminado, que fortalezca su viabilidad.