30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Acuamed desafía a Sagunt al poner en marcha la desaladora sin todas las autorizaciones

La infraestructura costó 40 millones y llevaba cinco años acabada y paralizada

Planta de desalinización
de Sagunt. Daniel Tortajada

Planta de desalinización de Sagunt. Daniel Tortajada

La desalinizadora de Sagunt sirve agua a su primer cliente, Oxígenos Sagunto, desde hace unas semanas.

La puesta en marcha de esta planta, que costó más de 40 millones de euros y estuvo cerca de 5 años acabada pero sin entrar en funcionamiento por falta de demanda, debería suponer una buena noticia por el aprovechamiento al fin de una infraestructura que se nutrió para su construcción de fondos europeos, casi 17 millones, y estatales. Sin embargo, las circunstancias que rodean a este proyecto impulsado a través de Aguas de las Cuencas Mediterráneas (Acuamed) hacen que el Ayuntamiento de Sagunt no descarte hacer los trámites para obligar al precinto de la desalinizadora, según ha podido saber Levante-EMV.

En un asunto que colea desde 2007, cuando se firmó el convenio que carga al consistorio con todos los costes de amortización en el caso, como sucedía hasta el momento, en el que la planta no tuviera clientes, el concejal de Aguas de Sagunt, Pepe Gil, explica que «los servicios jurídicos y los técnicos tanto de Urbanismo como de Actividades están redactando los informes preceptivos, porque, como hemos mantenido desde que se dieron por acabadas las obras, la planta no puede entrar en funcionamiento para suministrar agua, porque la actividad no está autorizada al no cumplir todos los requerimientos».

Como informó en su día este rotativo, Acuamed cuenta desde hace unos meses con un dictamen favorable por parte de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) para el suministro de aguas procedentes de la desalinizadora con destino a Oxígenos Sagunto, con un volumen máximo anual de 270.000 metro cúbicos y un caudal máximo instantáneo de 9 litros por segundo.

Sin embargo, según precisa el edil de Compromís, «ese dictamen imponía una serie de condiciones, entre las que se encuentra la obligación de firmar un convenio con el ayuntamiento», circunstancia que no impide que «tengamos constancia de que se está suministrando agua desde la desaladora, aunque no sepamos nada de ese convenio ni de la cantidad que se está sirviendo» para uso industrial, concretamente la refrigeración de la producción de gases por separación de aire.

Pepe Gil insiste en que «el suministro en nuestro término municipal es exclusivo de Aigües de Sagunt» y la maniobra de Acuamed no solo quita un cliente a la empresa mixta que gestiona el ciclo integral del agua, sino que incluso supone una competencia desleal, según se desprende de las sospechas municipales. «No sabemos el precio al que están vendiendo el metro cúbico, pero me temo que no estará incluida la amortización de la planta, así que estará por debajo de la tarifa establecida por Aigües de Sagunt», apunta el edil de Compromís.

Por debajo del precio de coste

«Es muy raro -añade el concejal de Sagunt- que se ofrezca el agua por debajo del precio de producción y amortización, pero también hay otras implicaciones, porque el alcantarillado se paga a través de la factura de Aigües de Sagunt y la empresa lo está utilizando, pero, hasta donde yo sé, no lo está pagando». Gil cree que esta última cuestión sería menor, porque «se puede regularizar posteriormente» y, en esta línea, no cree que haya que recurrir a los tribunales para resolver la disputa que mantiene Acuamed con el ayuntamiento.

El delegado municipal de Aguas apunta que «el ayuntamiento dispone de procedimientos reglados para incoar el precinto de la actividad por desarrollarse sin autorización», aunque confía en que antes de emprender esta vía se retome la «negociación política» con el objetivo de que los costes de amortización de la planta dejen de ser una amenaza para las arcas municipales y se compartan, como mínimo, con los usuarios de la CHJ.

Esa solución pasa por modificar el convenio que une a Acuamed y a Sagunt desde 2007, una necesidad que ambas partes manifiestan desde hace años, pero que nunca se acaba de concretar.

Compartir el artículo

stats