Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las quejas por el punto de encuentro familiar de Sagunt llegan al Síndic

El defensor del pueblo valenciano recuerda que estos problemas ya existían antes de la covid

Sede del punto de encuentro familiar en el núcleo histórico de Sagunt. | DANIEL TORTAJADA

Sede del punto de encuentro familiar en el núcleo histórico de Sagunt. | DANIEL TORTAJADA

Las quejas de los usuarios del punto de encuentro familiar (PEF) de Sagunt, que gestiona la Conselleria d’Igualtat i Polítiques Inclusives, han llegado al Síndic de Greuges, sin mucho éxito. Y es que tras al escrito presentado ante el defensor del pueblo valenciano y que éste reclamara una serie de medidas, en varios casos de forma urgente, el departamento autonómico que dirige Mónica Oltra no ha aceptado estas recomendaciones, según ha podido saber Levante-EMV.

Entre los motivos de disconformidad por este servicio destaca el retraso en el inicio de las visitas, que en otros casos han llegado a alcanzar un año, así como la disminución de los horarios, de tal forma que no se respetan las estipulaciones establecidas en el ámbito judicial, según lamenta un usuario de Castelló que apeló al Síndic de Greuges.

Otras razones para las queja de este hombre son la falta de remisión periódica de los informes del PEF a los tribunales; la negativa del personal de este servicio a recepcionar el escrito de queja ante la administración o su impresión de que la discapacidad que padece «es entendida por los trabajadores del punto de encuentro familiar en términos de dificultad para hacerme cargo de mi hijo», algo con lo que discrepa y supone «un trato discriminatorio», según el escrito presentado al Síndic de Greuges.

Después de que el organismo reclamara sin éxito en dos ocasiones que la conselleria remitiera un informe sobre el asunto, a la tercera fue la vencida con la envío de un escrito fechado a finales de enero de este año en el que daba respuesta a las quejas del usuario.

En primer término, la entidad gestora de este PEF señala que no hay obligación de disponer de un buzón de reclamaciones, pero sí se disponen de impresos para su cumplimentación cuando alguien manifiesta su intención de presentar una queja y, en este caso concreto, «no se tiene constancia de que hubiese manifestado su intención de presentar una reclamación , pues en caso de haberlo hecho, se le hubiera informado del procedimiento a seguir».

Posteriormente, la Conselleria d’Igualtat i Polítiques Inclusives se refiere a la reducción de horario de las visitas, que explica que «es consecuencia de la necesidad de implantar medidas especiales para el control de la covid-19, que ha supuesto tener que adaptar el funcionamiento del centro para prestar el servicio al mayor número de personas usuarias».

Esta respuesta también aborda el supuesto trato discriminatorio, sobre el que explica que «las condiciones físicas y psicológicas del titular de las visitas se valoran exclusivamente en la medida que puedan repercutir en la seguridad del niño durante el desarrollo de esas visitas, remitiendo al Juzgado la valoración técnica. En la actuación del equipo del PEF de Sagunto -añade- se respetan los principios de la ley de derechos y garantías para la infancia y adolescencia. Por lo tanto, en la consecución de los objetivos de la intervención profesional se tiene en cuenta no solo datos objetivos sino su valoración en la evaluación del interés superior del niño».

La conselleria también hace referencia al cumplimiento del protocolo en la remisión de informes al juzgado y, acerca de la intervención del personal durante las visitas, que también fue motivo de queja, «el objetivo es facilitar la evolución de la relación paterno filial y su posible normalización en un futuro, siempre velando por el interés del niño».

Derechos de los niños

Frente a estos argumentos, el Síndic de Greuges señala que «antes de la aparición de la crisis sanitaria, era práctica habitual y normalizada el recorte de las visitas ordenadas judicialmente por parte de los PEF, especialmente las de modalidad tuteladas y que en el estado de alarma se ha visto agravada». Así, Luna considera «urgente la implantación de medidas que palien esta situación en aras a garantizar los derechos que corresponden a las niñas y los niños en su condición de ciudadanas y ciudadanos».

Además de esta puntualización, el Síndic de Greuges señala una serie de obligaciones legales como «la introducción de medidas organizativas en el PEF de Sagunto para hacer efectiva de manera inmediata el cumplimiento del régimen de visitas» del usuario que presentó la queja. Ademas y con carácter más general, esta resolución reclama la aprobación del «reglamento sobre los requisitos específicos, normas y condiciones mínimas de funcionamiento de los puntos de encuentro familiar», al tiempo que sugiera tanto la elaboración de la carta de servicio relativas a los PEF de la Comunitat Valenciana como la implantación del nuevo modelo de estos centros para «poner fin a las múltiples quejas de los usuarias relativas al incumplimiento de las resoluciones judiciales».

Tras recibir este escrito, la conselleria contestó al Síndic que no aceptaba sus consideraciones, así que no se esperan cambios a corto plazo.

Compartir el artículo

stats