Un total de ocho pisos que el denominado "banco malo" tiene cerrados por distintas zonas de Sagunt van a ponerse próximamente en manos de familias vulnerables de la ciudad, en régimen de alquiler social y costes de entre 75 y 125 euros al mes por domicilio, como han explicado hoy el alcalde, Darío Moreno, y el concejal de Servicios Sociales, Alejandro Sotoca.

El acuerdo alcanzado entre el ayuntamiento y la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) lo va a hacer posible, después de que las viviendas sean adaptadas por este segundo organismo, con colaboración municipal.

"Esto abre una puerta de futuro" ha indicado el alcalde además de resaltar que en esta operación "todos ganamos, desde la población" a los bancos que poseen estos parques de viviendas "pues tampoco les interesa tenerlos olvidados".

Esto permitirá la integración de familias vulnerables por barrios de toda la ciudad pues la medida es complementaria a la tarea que realiza Generalitat desde el EHVA, aunque ésta lo hace únicament con viviendas sociales ubicadas en Baladre o en el barrio de Bajo Vías.

El alcalde ha resaltado este aspecto y ha agradecido el trabajo del departamento municipal de Servicios Sociales para hacer realidad esta medida.

La intención municipal es ir asignando las viviendas "a medida en que la Sareb vaya acondicionándolas" y hacer el reparto siguiendo el protocolo que ha elaborado Servicios Sociales "para entregarlas con criterios objetivos" , siempre intentando buscar el mejor encaje entre las características espaciales de los inmuebles y las necesidades de las familias.

La Sareb se hará cargo de los gastos derivados de los seguros de daños y responsabilidad civil de las viviendas, el acondicionamiento de los espacios al 50% hasta un máximo de 7.000 euros, las cuotas de comunidad y los gastos y reparaciones extraordinarias. El consistorio, por su parte, cargará con el otro 50% del acondicionamiento, en caso de ser necesario, y con el resto de estipendios que genere el uso de las viviendas.

Moreno también ha animado a sumarse a esta iniciativa a los propietarios de vivienda que puedan tener interés y no quieran tenerlas inmovilizadas. «El Ayuntamiento de Sagunto es un aliado en ese aspecto; vamos a estar aquí, vamos a tender la mano, somos serios y formales en este sentido y lo que queremos es hacer lo mejor para la ciudadanía», ha asegurado.

Por su parte, el concejal delegado de Servicios Sociales, Alejandro Sotoca, se ha mostrado «ilusionado» por la entrega de las llaves de estas ocho viviendas. «Es la primera vez que nuestra ciudad va a tener un parque municipal de vivienda, que se gestionará desde el departamento de Servicios Sociales y la futura Oficina Municipal de Vivienda», ha indicado.

«Desde el Departamento conocemos la situación de incertidumbre que hay con la vivienda, puesto que sabemos que los alquileres son muy elevados, que acceder a una Renta Valenciana de Inclusión o a un Ingreso Mínimo Vital no garantiza el acceso a una vivienda, y por tanto apostamos por el bienestar de nuestra población y en este sentido estas iniciativas suponen un gran progreso en derechos fundamentales», ha puntualizado Sotoca.

El acto ha contado también con la presencia de la jefa del Departamento de Servicios Sociales del Ayuntamiento, Victoria Belis, a quien ambos representantes públicos han trasladado su agradecimiento y reconocimiento por la manera en que el personal del área se ha volcado en la iniciativa.

La futura Oficina Municipal de Vivienda ya está contemplada en la Relación de Puestos de Trabajo del Ayuntamiento y en los Presupuestos Municipales para su creación, según ha anunciado el alcalde en su comparecencia. «A partir de la creación de la Oficina Municipal de Vivienda podremos seguir avanzando en esas políticas públicas que consideramos imprescindibles para que todo el mundo pueda tener acceso a un hogar digno», ha subrayado el primer edil.