Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una inversión de 294.000€ permitirá ampliar el riego inteligente en Sagunt

La Comunidad de Regantes logra una ayuda autonómica que le permitirá reducir el gasto de agua y mejorar la eficiencia energética

Imagen de los sectores que se verán beneficiados por la obra y dejarán de necesitar los pozos. | DANIEL TORTAJADA

La Comunidad de Regantes de Sagunt va a completar el proceso de modernización del regadío en la localidad con una inversión de casi 300.000 euros.

El objetivo es mejorar la eficiencia energética y el ahorro de agua con diferentes actuaciones.

Después de tres años de trámites, la conselleria ya ha elevado su propuesta de adjudicación a la oferta económica que sus técnicos han valorado como la más ventajosa de las seis recibidas: La presentada por la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por Pavasal y Paverner, que prevé hacer las obras por un total de 293.775,98 euros.

De esa cantidad, la Conselleria de Agricultura aporta el 70% mientras los regantes corren a cargo del restante 30%; una última cantidad que estos ya abonaron hace más de un año, como les exigía la administración, según explicaba a Levante-EMV el presidente del colectivo, José Peris. No obstante, la cifra final de adjudicación será bastante menor de lo previsto, ya que los trabajos salieron a concurso por 389.021,23 euros.

Ahora, en Sagunt se espera que el inicio de las obras se produzca «lo antes posible que pueda la Generalitat». Con un plazo de ejecución de 13 meses, el proyecto persigue integrar en el sistema de riego por goteo las zonas de La Rosana y Ponera, situadas al Norte del Palància, que hasta ahora se tienen que regar con agua de pozo por la falta de unas bombas que les permitan recibir el caudal procedente del río a través de todo el sistema de goteo.

El proyecto, además, incluirá un sistema que permitirá la monitorización de la humedad del sector, algo que todavía no está generalizado en todo el regadío saguntino y que, en los casos existentes, «ya está prácticamente para renovar», decía el presidente de los regantes, José Peris.

Esto implicará la implantación de un sistema inteligente de telecontrol del riego, partiendo del existente que incorpora sensores de humedad y decide tanto la dosificación y el periodo óptimo de riego en función de la relación suelo-aire-planta y las tarifas eléctricas.

Otro de los beneficios es que permitirá avanzar en sostenibilidad, ya que se va a sustituir el grupo electrógeno que alimenta la reja de desbaste de la balsa de La Frau por otro que estará alimentado por energía solar fotovoltaica en lugar de por gasoil, como ocurre ahora, lo que obliga actualmente a un gasto diario de casi 60 euros en combustible.

Todo esto posibilitará un ahorro de un 10,3% de volumen de agua respecto a la situación previa a la inversión, además de generar energía renovable en la zona de riego para autoabastecer la infraestructura por un valor de 7,05 Mwh/año, según los informes previos encargados.

Más de un millón en ayudas

Esta intervención supone un nuevo paso en la mejora de todo el regadío saguntino que lleva impulsando la Comunidad de Regantes desde hace tiempo. Sólo en los últimos 8 años, la entidad ya ha conseguido más de un millón de euros en subvenciones para diferentes proyectos impulsados por la directiva que encabeza José Peris.

Compartir el artículo

stats