Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell alerta de la necesidad de vivienda pública en Sagunt

Solo Canet y Benavites tienen suficiente parque

Una de las nuevas
promociones en el Port
de Sagunt. Daniel Tortajada

Una de las nuevas promociones en el Port de Sagunt. Daniel Tortajada

La Generalitat, a través de la Conselleria d’Habitatge, sigue adelante con el decreto ley para la ampliación de la vivienda pública en la Comunitat Valenciana mediante los derechos de tanteo y retracto. Como parte de este procedimiento, que se puso en marcha el año pasado, el Consell ha aprobado una orden que da luz verde al catálogo de áreas con necesidad de viviendas, que tendrá una vigencia de 10 años y, en el caso del Camp de Morvedre, clasifica a Sagunt en el rango alto, deja en el medio a Canet d’en Berenguer y Benavites, mientras que el resto de municipios se ve arrastrado por la capital en esa necesidad alta.

La inclusión en esta lista está reservada a las zonas donde el acceso a la vivienda «resulte afectado negativamente por un fenómeno social, económico, demográfico, geográfico, climatológico o de salud pública» y permitirá a las localidades tener «derechos de adquisición preferente en las transmisiones singulares», según reza la resolución firma por el vicepresidente segundo del Consell, Rubén Martínez Dalmau.

Para determinar estas necesidades, la Generalitat echa mano del índice de referencia de las àrees de necessitat d’habitatge (ANHA) ponderada para decidir las zonas donde es prioritario adoptar medidas para «garantizar el derecho a una vivienda asequible, digna y adecuada». Su nivel, que sirve para cuantificar la necesidad no satisfecha de vivienda pública por hogar y municipio, oscila entre un máximo de 8,2 % y un mínimo de -1,8 %, donde, por encima de 1,14 % se considera una necesidad alta, de ahí hasta 0,27 % es media, mientras que por debajo se queda en baja.

Según este índice, que tiene en cuenta la demanda de vivienda, el número de hogares, la vulnerabilidad residencial, socioeconómica y sociodemográfica, los precios del alquiler e incluso el riesgo frente a terremotos e inundaciones, Sagunt alcanza el 2,39 %, entre los 50 más altos de la Comunitat Valenciana, aunque lejos de los máximos que marcan Aspe (8,2 %), Pilar de la Horadada (8,05 %) y Tollos (7,33 %), con Gandia (5,52 %) como la primera gran ciudad. Ya en el rango de necesidad media se sitúan tanto Benavites (0,52 %) como Canet (0,3 %), mientras que el resto de municipios de la comarca se ve arrastrado por el área de influencia que supone Sagunt.

Salidas en Náquera y Almenara

En algunos casos, la proximidad con otras poblaciones se plantea como una salida a la necesidad de viviendas, como Albalat dels Tarongers y Segart con Náquera o Quart de les Valls y Quartell con Almenara, según la tabla hecha pública ayer por la Conselleria d’Habitatge y cuyos efectos entran hoy en vigor.

Cuatro años sin que las ventas de pisos protegidos superen los 50

La construcción de viviendas nuevas en el Camp de Morvedre se ha acelerado en los últimos meses después de una larga época de bajón. A falta de que estas promociones se lancen al mercado, la venta de inmuebles de segunda mano ha centrado las operaciones inmobiliarias en los últimos tiempos. Una variable que refleja este fenómeno es el de las compraventas de viviendas protegidas, que desde 2017 no superan el medio centenar en Morvedre. Con el peor ejercicio en 2013, cuando apenas se registraron tres operaciones de este tipo de pisos en toda la comarca, el año más profuso en esta cuestión fue 2004, justo cuando se inició la serie histórica del Ministerio de Fomento, con 394.

Compartir el artículo

stats