30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Parc Sagunt II necesitará más agua de la que puede producir la desaladora

El estudio de recursos hídricos contempla la planta de Acuamed como punto de suministro del parque, junto a la reserva para Sagunt

Una imagen de la desalinizadora de Acuamed en Sagunt.  | DANIEL TORTAJADA

Una imagen de la desalinizadora de Acuamed en Sagunt. | DANIEL TORTAJADA

Los cerca de 5,6 millones de metros cuadrados que resultarán del desarrollo del Parc Sagunt II requerirán un suministro anual de cerca de 9 hectómetros cúbicos de agua, una cantidad que está por encima de la capacidad de producción de la desalinizadora de Sagunt.

Pese a esa insuficiencia, la Conselleria d’Obres Públiques, Transport i Mobilitat Sostenible contempla esta planta como una de las principales fuentes de suministro del nuevo polígono, al igual que una parte de la dotación general de reserva de la zona de Sagunt y «en concreto a las establecidas en el sistema de explotación Palància-les Valls, mediante solicitud de concesión de aguas superficiales a la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ), con una demanda general de unos 25.000 metros cúbicos diarios».

Concretamente, la documentación a la que ha tenido acceso Levante-EMV propone «como posibilidades más viables para garantizar el abastecimiento», que éste se nutra de «un suministro mixto desde la dotación general de reserva existente, así como desde la planta desaladora». Además y dado que se ubicará una depuradora de aguas residuales propia en el parque, «existirá suministro adicional de agua reutilizada tras el tratamiento terciario previa obtención de los preceptivos permisos».

Así lo recoge el estudio de recursos hídricos de la versión preliminar del plan especial del área logística de Sagunt, que realiza la estimación de la necesidad de abastecimiento a partir de los datos recopilados en la primera fase del parque. Así, en Parc Sagunt I, el caudal que requieren las empresas implantadas oscila entre los 20 y los 30 litros por segundo en horas punta o, lo que es lo mismo, un promedio por hectárea de un litro por segundo.

En estos cálculos se tiene en cuenta la superficie útil dedicada a los usos logístico, industrial y terciario, ya que «el resto de demandas, como el riego de las zonas ajardinadas, las infraestructuras, la estación intermodal o los consumos de la red contra incendios, quedan incluidos dentro del ratio general».

En cuanto a las nuevas redes que serán necesarias en este nuevo desarrollo, este documento destaca que lo primero será la demolición de las acequias existentes en el sector, entre las que solo se repondrán las que todavía queden en servicio. También se harán desaparecer los pozos, previa tramitación ante la CHJ. El estudio contempla de igual forma la construcción de sendos depósitos de regulación, en los que se ubicarán los equipos de presión y los de cloración o tratamiento adicional que requiera el agua, en función de su procedencia.

Red de saneamiento

Otro detalle que ofrecen estos estudios preliminares tiene que ver con la red de saneamiento, que será separativa. Por una parte, las aguas residuales deberán ser conducidas hasta la depuradora prevista en la manzana de equipamiento, mientras que, para las aguas pluviales, se deberá proveer de un sistema de drenaje que dirija las aguas de lluvia procedentes de las cubiertas de las naves industriales hacia unos depósitos de detención en superficie que estarán situados en las zonas verdes del ámbito.

El estudio de los recursos hídricos también constata que en el desarrollo de Parc Sagunt I «no se materializaron las dotaciones de diseño previstas». En proyecto, el suministro de agua partía de un depósito de agua potable y de la potabilizadora, propiedad de la CHJ, situados a unos dos kilómetros de la actuación, al otro lado de la autovía A-23. De estas dotaciones partían sendas conducciones en fundición dúctil y también se idearon dos depósitos diferenciados, para almacenar de manera independiente el agua potable del apta para otros usos industriales, aunque «actualmente, las instalaciones no están funcionando bajo estas premisas de diseño».

Y es que «los depósitos descritos anteriormente se encuentran interconectados a través de un by-pass, ya que el caudal recibido no es suficiente para el funcionamiento de ambas redes. Por ello, tan solo se mantiene en funcionamiento las redes de agua potable y la red contra incendios, con caudales adaptados a la dotación recibida en la actualidad».

Compartir el artículo

stats