La Demarcación de Costas ha vuelto a dar marcha atrás y lo que en las últimas reuniones eran promesas sobre la eliminación antes del verano del foso de entrada al agua en las playas de Almardà de Sagunt ahora se han convertido en justificaciones por la falta de presupuesto y el retraso en la adjudicación de los trabajos de mantenimiento, de tal forma que los usuarios de estas playas ya pueden hacerse a la idea de que este verano volverá a ser un riesgo meterse al mar.

En un encuentro de cerca de tres horas en el que ha reinado la cordialidad, fuentes municipales señalan que "han reiterado que las obras en Almenara comenzarán en septiembre y que las ejecutarán en dos fases" por las limitaciones que provoca la nidificación del chorlitejo patinegro. Así, esta actuación debería estar lista para marzo de 2023, cuando "sería ideal que se iniciara el proyecto para nuestras playas, aunque será complicado por toda la tramitación que todavía queda pendiente", insisten desde el consistorio.

Además de reiterar que la presentación de un contencioso por parte del Ayuntamiento de Sagunt sigue sobre la mesa, entre las pocas buenas noticias de la reunión de hoy se encuentra el compromiso de mantener reuniones periódicas una vez que se inician las obras en el sur de Castelló para comprobar los efectos sobre Malvarrosa, Corinto y Almardà.