Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Costas vuelve a dejar un sabor "agridulce" con Almardà

Va a valorar si elimina «el foso» antes del verano como reclamó el ayuntamiento

Un pescador, ayer, en una de las playas al norte de Sagunt, con escalones de grava. | DANIEL TORTAJADA

Un pescador, ayer, en una de las playas al norte de Sagunt, con escalones de grava. | DANIEL TORTAJADA

Miembros del gobierno de Sagunt y representantes de Costas se pusieron al día durante una larga reunión de más de dos horas y media que tuvo lugar ayer en València sobre el futuro de las playas de Almardà, Corinto y Malvarrosa. Con la participación municipal del alcalde, Darío Moreno, el teniente alcalde de Almardà, Pepe Gil, y el delegado de Playas, Roberto Rovira, el sentir generalizado es que el resultado del encuentro fue «agridulce», en palabras del socialista, mientras que el nacionalista destaca que «hubo más sombras que luces» y el edil de EU reconoce aspectos «positivos» y otros «muy preocupantes».

Entre los favorables, Moreno recuerda que el proyecto de los espigones de Almenara contempla un aporte de 25.000 metros cúbicos de arena al sur de la gola de Queralt, mientras que, de los 250.000 metros cúbicos que se necesitan para esas escolleras, solo 100.000 saldrán de Almardà, concretamente del «primer cordón, que afecta más al baño y no desprotege la playa».

Otro aspecto destacado es el compromiso de hacer reuniones «cada dos o tres meses» para hacer seguimiento de los efectos en Sagunt de las obras en Almenara, que están programadas del próximo septiembre a marzo de 2022 para retomarlas tras el verano y acabarlas en el primer semestre de 2023». En cuanto a los plazos para el proyecto de regeneración del tramo litoral de Canet d’en Berenguer y el norte de Sagunt, que ya ha superado el periodo de información pública, Moreno explica que el organismo estatal «está elaborando las respuestas a las alegaciones» y «aunque no se comprometieron con fechas concretas, el jefe de la Demarcación de Costas de València, Antonio Cejalvo, nos dijo que la declaración de impacto ambiental podría estar aprobada en verano de 2022».

Una de las pocas concesiones a las reivindicaciones de Sagunt fue la posibilidad de retrasar la construcción del espigón de 130 metros en la gola de Queralt hasta las última fase de las obras en Almenara, mientras que en el lado negativo destaca la falta de garantías de actuar sobre el foso que se genera en la entrada al agua de las playas de Almardà, que convierte el baño es un peligro.

Después de señalar al Ministerio de Hacienda como responsable de no tener adjudicado el contrato de mantenimiento de las costas de València, el único compromiso fue que la próxima semana contestará a la petición de que realice un contrato de emergencia para actuar antes del verano. «Mitigar este foso es algo irrenunciable para nosotros, porque nuestras playas tienen que ser seguras», asegura el alcalde.

Desde Compromís, mientras, Gil cree que «las respuestas que nos dieron no son, a estas alturas, merecedoras de que nos planteamos la no presentación del contencioso. Hemos dejado claro que, por encima de los intereses de partido, están los intereses de Sagunt y nuestros ciudadanos». El nacionalista insiste en que «no aclararon ninguna de las cuestiones planteadas hace meses, como la programación de las actuaciones, el control de las repercusiones de las actuaciones del sur de Castelló o la solución urgente al peldaño de las playas», aspecto este último en el que Gil es categórico al adelantar que «este verano tampoco habrá ninguna intervención que lo reduzca».

¿Más castigo todavía ?

Así, el teniente alcalde de Almardà señala que, de la reunión de ayer, «sacamos mucha incertidumbre y dudas», así que «apoyamos la presentación del contecioso-administrativo, aunque, haciéndolo, quizás Costas nos quiera castigar, pero me pregunto: ¿Más todavía?». Sobre este punto, Rovira coincide en que «el incumplimiento del compromiso de intervenir en el escalón es inaceptable. Exigimos el compromiso de que se intervenga todos los veranos hasta que se ejecute nuestro proyecto», ya que, en caso contrario, «seguiremos defendiendo la vía judicial».

Al respecto, el alcalde añade que el camino hacia los tribunales «sigue abierto» y depende de dos aspectos críticos «el retraso del dique de Queralt y mitigar el foso de la playa antes del verano».

Compartir el artículo

stats