Más de 500 personas salieron ayer a las calles del Port de Sagunt para repudiar el machismo y en memoria de Sole, la vecina de 60 años que el domingo fue asesinada por su exmarido, del que se estaba separando. La manifestación había convocada por la Coordinadora Feminista del Camp de Morvedre «por respeto, por apoyo, por necesidad. Para gritar bien alto nuestra absoluta repulsa a los feminicidios, al sistema misógino que le ha arrebatado la vida». «Salimos a la calle por la memoria de Sole», gritaron bien alto en un acto lleno de muestras de emoción y dolor.

«Con rabia, con el alma encogida y con la dureza del duelo», la comitiva inició su recorrido desde la avenida 9 de octubre hasta la rotonda de la Tolerancia, donde tuvo lugar la lectura de un manifiesto a cargo de Mayte Lafuente, presidenta de Amigas Supervivientes y Sara Amos, una de las portavoces de la Coordinadora Feminista. En ella, se reivindicó el feminismo frente a la barbarie y se exigieron mayores recursos económicos y de personal para quienes trabajan en la atención a las mujeres que denuncian violencia machista. También se reclamó la revisión de los protocolos ante situaciones de maltrato así como de la actual Valoración Policial del Riesgo y se pidió personal con preparación específica sobre Igualdad de Género, prevención de la violencia machista y atención a las mujeres denunciantes en los cuerpos de seguridad.

Igualmente, exigieron que se dote de una atención especial a las mujeres en situación de vulnerabilidad como las migrantes, con diversidad funcional o problemas de salud mental, personas «trans», mujeres que usan drogas y en una situación de pobreza económica.

Con este propósito anunciaron el compromiso firme de seguir tomando las calles para reivindicar un sistema que proteja a las mujeres y construir una sociedad sin acoso sexual, maltrato y amenazas, una sociedad libre de violencia de género. «Queremos salir por la noche sin miedo...salir y bailar sin el acoso sexual al que nos vemos sometidas», leyeron durante un acto al que acudieron los alcaldes de Sagunt y Canet, concejales y representantes de todo tipo de colectivos.

Salir sin miedo

Desde la coordinadora se dejó claro que «seguiremos luchando para que se deje de normalizar el machismo del día a día e inundando las calles para que ninguna mujer tenga que volver a avergonzarse de su sexualidad, para que pueda vivir una vida plena, sin miedo a dejar al novio que le mira el móvil...».

La lectura finalizó con un grito colectivo «no estamos solas, no estás sola, libres nos queremos» que arrancó un emotivo aplauso y dio paso a un minuto de silencio lleno de lágrimas de emoción. A continuación, un grupo de Mujeres Supervivientes volvió a colocar unos ramos de flores en el paseo situado delante de la casa de Sole, para honrar su memoria una vez más.