La propuesta de destituir al director general de la empresa municipal de Sagunt (SAG) no ha prosperado hoy finalmente. El equipo de gobierno local que conforman PSOE, Compromís y EU ha votado dividido sin que ningún otro grupo político respaldara el cese, lo que ha impedido lograr la mayoría absoluta necesaria para que la iniciativa apoyada por socialistas y nacionalistas saliera adelante, a pesar de que estos dos últimos grupos sí han ganado la votación con 4 apoyos frente a los 3 pronunciamientos contrarios al cese y la abstención de EU, justo el partido que dirige la SAG.

La clave de la votación, precisamente, ha estado en la estrategia llevada a cabo por EU, que era favorable a mantener al director general, pero ha optado por abstenerse y no votar en contra de la medida, como ha hecho el resto de la oposición. Con esa "jugada", desde EU se ha impedido que ganaran la votación sus socios de gobierno mediante al voto de calidad del alcalde, que hubiera decidido solo en caso de empate.

También ha sido clave que en la votación no haya participado el representante de Ciudadanos en el consejo de administración, José Manuel Martínez Fernández, debido a que el portavoz del grupo municipal, Salva Montesinos, ya comunicó hace semanas por escrito al ayuntamiento que revocaba su nombramiento. Pese a esto último, Martínez ha acudido al consejo de administración al no estar cesado oficialmente como portavoz de Cs pero, tras dar unas explicaciones, ha optado por no participar en la votación.

En el consejo de admnistración no han faltado momentos tensos pues tras explicar su postura el portavoz de EU, Roberto Rovira, y llevarse a cabo la votación, el representante de Cs ha vuelto a entrar diciendo que sí quería votar, cosa que ha caldeado los ánimos y que ha llevado a preguntar a un representante del PSOE si era legal convocar otro consejo de administración extraordinario en media hora, si bien el alcalde Darío Moreno ha dejado claro que asumía el resultado.