Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El superávit solo le llega a Sagunt para tapar pequeños ‘agujeros’

El pleno dio ayer luz verde al destino del remanente de casi 473.000 euros generado el pasado año para pagar gasto corriente y financiar las obras de adecuación del Museo Industrial

Vista del pleno de ayer

Vista del pleno de ayer Tortajada

El pago de 27 facturas de gasto corriente y una de inversiones para la adecuación del Museo Industrial. Ese el exiguo balance de los pequeños ‘agujeros’ que el Ayuntamiento de Sagunt podrá tapar como destino del superávit de 2020. Acostumbrado a cifras millonarias durante años, desde los 2,9 millones de euros que se generaron en 2016 hasta los 7,7 millones de 2019, la hacienda local apenas liquidó el pasado ejercicio con un remanente de tesorería para gastos generales de 473.00 euros.

El pleno de Sagunt dio ayer luz verde, con los votos favorables del tripartito (PSPV, Compromís y EU) e IP, con la abstención del resto, a la relación de facturas a la que se destinará este dinero, que ha quedado dividido en tres grandes grupos.

El primero permitirá hacer frente a facturas correspondientes a 2020 de «gastos debidamente adquiridos» que no pudieron abonarse «por presentarse a final de año y durante este 2021», así que para su aprobación se requiere «un reconocimiento extrajudicial de créditos» por un importe de 125.347,47 euros.

Aquí se incluyen cerca de 36.500 euros en encomiendas de gestión a la SAG; más de 36.000 y 26.500 euros en gas para Educación y Deportes; 5.500 euros del alquiler de locales en Baladre y cuantías menores procedentes de Salud Laboral, con la adquisición de equipos de protección individual, los Servicios Jurídicos o Playas, con el abono de 88,10 euros en combustibles.

El segundo bloque de facturas pagado con el superávit, que suma 193.049,88 euros, se refiere al plan de empleo desarrollado durante el pasado año a través de la SAG, que supera los 193.000 euros. Las actuaciones que se ejecutaron fueron fundamentalmente en los colegios y el mantenimiento de edificios públicos, según el expediente de la Oficina Presupuestaria de Sagunt al que ha tenido acceso Levante-EMV.

Y un último lote de pagos pendientes por 154.514,07 euros para hacer frente «a otras propuestas de los departamentos», que incluye la factura más cuantiosa de 58.000 euros correspondiente a Alcaldía para cuestiones relacionadas con la covid-19. Otros abonos son los 26.000 euros para la escuela municipal de teatro o para utillaje de Deportes.

Inversión en patrimonio

En este bloque también aparece el único pago que no se corresponde con gasto corriente, algo más de 30.000 euros que se reservan para las obras de adecuación del Museo Industrial.

Este expediente no mereció ninguna intervención durante el pleno por parte del concejal de Hacienda, Javier Raro, o miembros de la oposición, una frialdad muy alejada de los encendidos debates cuando la cuestión a resolver implicaba el destino de partidas millonarias, con la habitual reserva para un plan de empleo.

Vinculados a la gestión económica, ayer se dieron a conocer los datos de liquidación del Ayuntamiento de Sagunt al cierre del primer trimestre del año, que se saldó con unos derechos reconocidos de más de 39 millones de euros de los que apenas se recaudaron 8,8 millones. Mientras, en el capítulo de gastos, las obligaciones declaradas por la hacienda local rozaron los 7 millones de euros de los que apenas se abonaron 1,3 millones.

Compartir el artículo

stats