Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un patrimonio nacional por 400 pesetas

La asociación de memoria histórica de Quart de les Valls celebra el 90 aniversario de la reconversión de la iglesia en Casa de Cultura

Un patrimonio nacional por 400 pesetas | LEVANTE-EMV

Un patrimonio nacional por 400 pesetas | LEVANTE-EMV

400 pesetas fue el importe que pagó el Ayuntamiento de Quart de les Valls por la titularidad de la iglesia de culto parroquial de Sant Miquel Arcàngel hace ahora 90 años. Monumento Histórico Artístico Nacional en la actualidad, construido en el siglo XVII de gran interés histórico y cultural «que se ha convertido en un símbolo activo y testigo de los actos culturales de nuestro pequeño municipio de la Vall de Segó». Así definía la Associació de Memòria Històrica El Molí esta pieza fundamental del patrimonio de Quart cuando se cumple el 90 aniversario de la adquisición del inmueble como propiedad municipal.

Un patrimonio nacional por 400 pesetas | LEVANTE-EMV

Para conmemorar esta efeméride, la entidad cultural ha solicitado al ayuntamiento que incluya en el panel informativo de la fachada principal del edificio los datos que rodearon esta compraventa, en los que se deja patente la lucha de un pueblo por mantener su patrimonio y su historia.

Un patrimonio nacional por 400 pesetas | LEVANTE-EMV

La asociación explica que la iglesia de Sant Miquel formaba parte de las 34.961 inmatriculaciones gratuitas de terrenos y edificios que había llevado a cabo la administración religiosa, unos antecedentes que para el Molí, «dota de más valor que la vieja iglesia sea de propiedad municipal».

Entre los años 20 y 30, fue un deseo reiterado del pueblo que este edificio de titularidad eclesiástica fuera municipal como recogen los documentos de la época. Pero no fue hasta 1930 cuando comenzaron las gestiones para la adquisición del mismo. En ese momento, era alcalde Francisco Segarra , quien acordó adquirir el inmueble «costara lo que costara», cuenta el Molí. Sin embargo, no fue hasta el primer periodo democrático del siglo XX, la II República, cuando se materializó definitivamente la adquisición del edificio, siendo esta de las primeras gestiones realizadas por el gobierno republicano, con Pascual Sevillá a la cabeza, que se plasmaron en el pleno del 5 de mayo de 1931, donde se aprobó por unanimidad comprar la iglesia. En junio, finalmente, el ayuntamiento adquiría el inmueble por 400 pesetas. La escritura se realizó en València ante el notario Miguel de Castells Adriaensens y fue inscrito en el Registro de la Propiedad de Sagunt, en el Tomo 1032, libro 21 de Quart de les Valls, hoja 220, finca n.º 245, inscripción 2.ª, como perteneciente en pleno dominio al pueblo de Quart de les Valls. En la sesión del plenario municipal del 3 de diciembre de 1.931, la corporación municipal quedó enterada de la inscripción. «Ha sido un constante deseo del pueblo poseer en pleno dominio el edificio Iglesia Vieja que se hallaba inscrita a nombre de la Iglesia», publicaba el alcalde en el libreto para conocimiento del pueblo.

Durante un tiempo , el templo sirvió como almacén, ya que fue alquilado a diferentes interesados para sacar rendimiento económico, tanto en la II República como en la dictadura. Ante esta coyuntura, el edificio necesitó algunas reparaciones, como quedó registrado en la sesión del 13 de octubre de 1.932, en la cual se acordaba por unanimidad, llevar a cabo las reparaciones indispensables, entre ellas el techo para evitar las goteras en día de lluvia.

Espacio polivalente

Con el regreso de la democracia, después de la muerte del dictador en 1975, volvió también el municipalismo y con él las subvenciones, que sirvieron para reformar, mejorar y acondicionar los edificios antiguos. Al estar inscrito como patrimonio municipal, las diferentes corporaciones municipales, lo han ido convirtiendo desde 1.982 en un espacio polivalente, que ha acontecido el coro de la vida cultural de Quart de les vals hasta la actualidad.

Compartir el artículo

stats