Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Hemos arreglado solos la ermita, pero en el Grau Vell queda mucho por hacer"

Unos 20 vecinos adecentan el edificio ante la inacción de otras instituciones y piden «más implicación municipal»

Los vecinos, junto a la ermita recién pintada por ellos. | TORTAJADA

Los vecinos, junto a la ermita recién pintada por ellos. | TORTAJADA

Vecinos del Grau Vell han sumado esfuerzos para sacar del abandono la ermita de este peculiar y antiguo «poblado» situado al sur del Port de Sagunt, donde hace unos meses rodó hasta la mismísima Paz Vega imágenes de la película «El Lodo», junto a otro conocido actor.

El deterioro que arrastraba el edificio desde hace años era tal que los miembros de la comisión de fiestas han decidido coger ellos mismos escobas, brochas y pintura para eliminar la suciedad, las humedades y desconchados. «Algo como esto no se había hecho nunca desde que se hizo la iglesia. Antiguamente le daban una mano de cal, como mucho. Ahora, entre unas 20 personas, hemos estado varios fines de semana, primero vaciándolo todo, pintando por dentro, por fuera y limpiando meticulosamente las imágenes», contaba Pascual Badía, el presidente de la comisión de fiestas, lamentando además que ni el ayuntamiento ni Costas se acordaran de la ermita. «Han arreglado el fortín y parece que con eso ya es bastante», decía mientras el edil de Patrimonio, Guillermo Sampedro, matizaba luego que «la ermita, según el Catastro, pertenece a Costas y al ministerio, que es quien debería actuar y tiene recursos de sobra».

Sin entrar en cuestiones de titularidad, los vecinos han dedicado a la puesta a punto del lugar tanto tiempo como unos 800 euros que han destinado a comprar material. «Aún no sabemos si este verano podremos hacer algo de fiestas pero, al menos, hemos puesto la ermita en condiciones», añadía.

Badía insistía, no obstante, en que la zona sigue pendiente de obras fundamentales, como las que deberán llevar tanto agua potable como alcantarillado. «Hemos arreglado solos la ermita, pero en el Grau Vell queda mucho por hacer», decía destacando la necesidad de «implicación municipal» y de cuestiones diversas, como «podar la maleza que estrecha el camino de acceso desde Parc Sagunt, mejorar la frecuencia del aseo urbano y del paso del camión de la basura», entre otras medidas.

Compartir el artículo

stats