Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los nuevos peligros para el humedal más protegido de Sagunt

El parapente es otra de las amenazas

Vista del Marjal dels Moros. | TORTAJADA

Vista del Marjal dels Moros. | TORTAJADA

Los esfuerzos de las administraciones y ecologistas por preservar el Marjal dels Moros de Sagunt no han impedido que el humedal se enfrente a «otros peligros» debido al poco respeto que muestran algunos por este espacio y por su riqueza natural reconocida a nivel internacional.

Uno de los grupos de moteros detectados hace poco. | LEVANTE-EMV

Grupos de jóvenes están vulnerando últimamente la prohibición de ir en moto por este paraje que está considerado Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA). El hecho se ha producido en varias ocasiones, hacia media tarde, cuando ya se ha reducido la actividad en la zona, según han explicado varios testigos a Levante-EMV.

El hecho es especialmente significativo al coincidir con el periodo de nidificación de las aves, algunas amenazadas y en peligro de extinción; de ahí que la conselleria esté haciendo, desde hace décadas, todo tipo de acciones para favorecer su reproducción y mejorar la biodiversidad de este humedal protegido.

Desde Medio Ambiente se admitía a este diario que la circulación de vehículos a motor está prohibida por dentro del marjal dels Moros excepto a personas autorizadas, tal y como se indica en distintas señales. De hecho, hay cadenas que impiden el paso por los caminos a los turismos, si bien las motos tienen más fácil sortearlas y algunos desaprensivos incluso han llegado a cortarlas para pasar con sus coches particulares.

Esto se suma a otro problema ya viejo: La presencia de personas que sobrevuelan el humedal con vehículos a motor, coincidiendo también con la época de cría de las aves. Se trata de una imagen que se ha visto recientemente tanto entre semana como en fin de semana, como han explicado varios vecinos a Levante-EMV.

«Se trata de una batalla larga que viene desde hace más de una década», aseguraba un responsable de Acció Ecologista Agró, Ángel Bereje, que advertía también «del peligro que corren los inconscientes que van hacia las bandadas pues, si algún ave se les queda en la hélice, pueden sufrir un grave accidente».

El ecologista admitía que este problema «es muy complicado de controlar, porque no le puedes poner barreras al cielo», pero consideraba que habría que prestarle atención «pues hay colonias que ya han abandonado lugares de cría sobrevolados con vehículos a motor ultraligeros e incluso con drones», aseguraba.

Además de recordar que se trata de prácticas prohibidas, desde la Conselleria de Medio Ambiente se insta a quienes las detecten a denunciarlas en cuanto las vean tanto a la Guardia Civil como a los agentes forestales de la Generalitat para poder erradicarlas.

El Marjal dels Moros forma parte desde hace tiempo de la Red Natura 2000 por ser Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA) y es un lugar de Interés Comunitario (LIC).

Compartir el artículo

stats