Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Absueltos dos socorristas acusados por la muerte de un bañista en el Port

La Audiencia Provincial de València ratifica que no hubo negligencia, sino que los vigilantes «actuaron con tanta rapidez como fue posible»

Vista de la playa, ayer

Vista de la playa, ayer

La sección quinta de la Audiencia Provincial de València desestimó recientemente el último recurso de la familia de un hombre que murió ahogado en la playa del Port de Sagunt durante el verano de 2015.

La mujer y los hijos del fallecido acusaban de homicidio imprudente a los dos socorristas que ocupaban la torre de vigilancia encargada de cubrir el lugar donde ocurrieron los hechos, pero esta sentencia, que ratifica la emitida en octubre del pasado año por el Juzgado de lo Penal número 12 de València, considera que «su proceder fue rápido y diligente, habiendo actuado con tanta rapidez como fue posible atendiendo a las circunstancias del caso».

El suceso ocurrió concretamente el 10 de septiembre, minutos antes de las 14 horas, cuando uno de los acusados se encontraba desempeñando sus funciones en una de las torres de la playa del Port de Sagunt, cuando un compañero acudió para sustituirle al empezar su turno de trabajo. En ese momento se presentó una mujer quien se mostró preocupada por su marido, que se estaba bañando.

Aunque los términos concretos de la conversación y la solicitud de la señora no se aclararon durante el juicio, «no consta que la desatendieran, porque aproximadamente un minuto después de que contactase con ellos, -uno de los socorristas- ya había bajado de la torre de vigilancia y se dirigió al agua, introduciéndose hasta el lugar donde se hallaba» el bañista, según consideran ambas sentencias como hechos probados.

Los fallos continúan este relato señalando que el mismo socorrista «observó, mientras nadaba hacia él, que precisaba auxilio, porque le hablaba y no le contestaba, de modo que le agarró y sostuvo de la forma indicada por el protocolo hasta que segundos después llegó al lugar una embarcación con otro socorrista, que había recibido el aviso del otro vigilante, y entre los dos sacaron al bañista del agua y lo subieron a la embarcación, trasladándole a la orilla, donde ya estaba esperando un médico», que también había sido alertado como parte del procedimiento de rescate del hombre.

Asfixia mecánica por sumersión

En ese punto, el facultativo «apreció que el hombre presentaba signos de muerte clínica, de tal forma que le aplicó el tratamiento que estimó necesario y a las 14.10 horas se inició el traslado al Hospital de Sagunt, donde falleció, siendo la causa de la muerte asfixia mecánica por sumersión, sobre las 14.29 horas».

Tras comprobar el funcionamiento del servicio de socorrismo, que ese verano se prestó a través de una empresa murciana, tanto el juzgado de lo penal como la Audiencia Provincial consideran que «no se desprende que los acusados hayan incurrido en actuación negligente alguna, antes al contrario».

De esta forma y sin posibilidad de más recursos, los dos socorristas quedan exonerados de esa muerte en la playa del Port, mientras la familia de la víctima se tiene que hacer cargo de las costas del segundo procedimiento.

Compartir el artículo

stats