Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Albalat comprará la oficina de Bankia para convertirla en centro social

La alcaldesa quiere generar espacio en el ayuntamiento para instalar un cajero automático

Antigua oficina de Bankia. | DANI TORTAJADA

Antigua oficina de Bankia. | DANI TORTAJADA

Albalat dels Tarongers contará con un centro social. Así lo ha avanzado la alcaldesa, Maite Pérez (PSPV), quien ultima con Bankia la compra de la sucursal que la entidad bancaria tenía en el pueblo para convertirla en un local social.

Se trata de un inmueble de casi 200 metros cuadrados que el ayuntamiento quiere acondicionar como sede social para que las asociaciones del municipio puedan reunirse y desarrollar sus actividades. El bajo también albergaría estancias para trámites del personal de la mancomunidad, sindicato de riego y Egevasa, entre otras necesidades.

Además de dotar al municipio de un lugar de reunión para el tejido asociativo de Albalat, la adquisición de este bajo responde a la necesidad de despejar la casa consistorial. «El ayuntamiento es muy pequeños y no cabemos todos. La demanda de espacio es mayor que la oferta y hay que dar una solución», explicaba la mandataria.

Además de este motivo, Pérez revelaba la intención de instalar un cajero expendedor de dinero en la planta baja del edificio consistorial, «por lo que tenemos que habilitar sitio», decía. Un proyecto del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) y las tres diputaciones valencianas diseñado para recuperar el servicio bancario en las poblaciones de pequeño tamaño, donde a los bancos no les resulta rentable abrir una oficina propia. El objetivo de esta iniciativa autonómica es hacer frente a la exclusión financiera que padecen las comarcas y municipios de interior como es el caso de Albalat.

Los bancos no tendrán que pagar alquiler alguno, por lo que se apuesta por la instalación de estos cajeros en edificios públicos o ayuntamientos que deberán adaptarse para ello con el coste a a cargo de la administración local.

Además de la instalación de este dispensador de cash, al que habrá que hacerle sitio en la planta baja, la presidenta de la corporación quiere dotar al edificio de una zona de archivo «como se merece Albalat», añadía.

De momento, las negociaciones con «Bankia van por buen camino» , revelaba Pérez, quien anunciaba la posible compra del inmueble en breve, sobre la que hay un oferta económica de 45.000 euros.

En cuanto al estado de la antigua sucursal, la alcaldesa destacada que cuenta con todas las instalaciones necesarias, «solo habría que habilitar despachos, además de hacerla accesible», terminaba.

Compartir el artículo

stats