Dos intoxicaciones etílicas en el Port de Sagunt, en el aparcamiento que se encuentra detrás de la antigua Cruz Roja, en la avenida Mediterráneo fueron algunos de los contratiempos destacados de la Noche de San Juan. A estos se sumó el de los dos altavoces requisados por parte de la Policía Local, que desplegó un importante dispositivo por la zona del Pantalán para evitar botellones.

En el caso de Canet, la noche se saldó sin ningún incidente tras un amplio dispositivo policial de once agentes que controlaron los accesos a las playas, la afluencia del paseo marítimo y el desarrollo de los espectáculos programados, como el de Queen en la Plaza de los Pescadores y el castillo de fuegos artificiales, una programación que continuó anoche con un musical infantil.

El concejal de Policía, Eduardo Almor, ha querido agradecer «el trabajo realizado por los agentes y el Jefe de Policía que formaron parte del dispositivo especial de Sant Joan, además de felicitar a los que nos visitaron por su buen comportamiento, civismo, y respeto con las normas sanitarias».