El pleno de Sagunt ha vuelto a rechazar la propuesta socialista para integrar al Consell Agrari en la estructura del ayuntamiento. Pese a los intentos del alcalde, Darío Moreno, de convencer a sus socios de gobierno de Compromís o a populares y segregacionistas en la oposición, estas tres formaciones se unieron en una postura "irresponsable", según la calificó Moreno, que obliga al consistorio a invertir entre 700.000 y 800.000 euros para que organismo agrario tenga la estructura que le haga funcionar de verdad de forma independiente.

Moreno señaló que el funcionamiento del Consell Agrari en los últimos años "solo ha sido posible gracias a la buena voluntad de los funcionarios, pero no es sostenible y, de hecho, el interventor accidental ya ha dicho que, si no se aprueba la absorción, a partir de mañana deja sus funciones". Frente a esta posición, con la que se volvieron a aliar EU y Cs, el concejal de Compromís, Pepe Gil, insistió en los argumentos que su formación ha venido dando para defender los servicios que se prestan desde el organismo autónomo y su actual fórmula.

El PP, por su parte, aseguró que no cree que los costes para regularizar la estructura del Consell Agrari sean tan elevados, mientras que IP apuntó su voluntad de disolver el organismo, pero no en los términos planteados por la propuesta de los socialistas