Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El futuro del Consell Agrari de Sagunt se decidirá con un tripartito dividido

El PSPV obvia la negativa de Compromís y vuelve a llevar al pleno que el ayuntamiento absorba al organismo para esquivar la «cara» regularización

Imagen de archivo de la sede del Consell Agrari de Sagunt. | NOMBRE FEQWIEOTÓGRAFO

Imagen de archivo de la sede del Consell Agrari de Sagunt. | NOMBRE FEQWIEOTÓGRAFO

El pleno de Sagunt se enfrenta esta tarde al segundo y último pulso entre el PSPV y Més Compromís en torno a la absorción del Consell Agrari por parte del ayuntamiento.

Los socialistas vuelven a proponer esta vía, como hicieron sin éxito hace unos meses, para ahorrarse su puesta al día administrativa como organismo autónomo, una «cara» factura de 700.000 euros, según confiesa su presidenta y concejala, Ana María Quesada, en declaraciones a Levante-EMV.

Los nacionalistas, por su parte, sostienen que el gasto para que el Consell Agrari se integre en la estructura municipal «no será muy inferior», aunque, de hecho, «echamos de menos en el expediente algún informe sobre los costes que supondrá, por ejemplo, asumir los 40 trabajadores del organismo autónomo», señala el edil Pepe Gil también en palabras a este rotativo.

Otra vez Quesada es quien apunta que «si esta vez tampoco conseguimos los apoyos suficientes -después de que sus socios de Més Compromís, además de PP e IP votaran en contra en el primer intento- procederemos a regularizar la situación del Consell Agrari, pero que cada uno sea responsable y consecuente con su postura. Nosotros -apostilla- seguimos peleando porque el ayuntamiento sea lo más eficaz posible».

A lo que Gil replica que «nuestra posición contraria no es por fastidiar, sino por convencimiento. La situación problemática del Consell Agrari se arrastra desde la jubilación de un funcionario, pero todavía es reversible y el dinero está, porque los gastos necesarios para dotar al organismo de la estructura que necesita está presupuestada».

Otro de los motivos repetidos por Més Compromís para mantener esta postura, «con la que no traicionamos el pacto de gobierno porque no es algo que estuviera contemplado», es que «el Consell Agrari está dirigido por un consejo con representación de todos los partidos y los agricultores, que perderían su capacidad de decisión», añade Pepe Gil.

Sobre esa funcionalidad, sin embargo, la presidenta del Consell Agrari apunta que este organismo «ya funciona en la práctica como un departamento más del ayuntamiento, pero no está regularizado y no puede seguir así, porque es un problema sin resolver al que se ha puesto algún parche, pero no se ha solucionado. En este caso no es que partamos de cero, es que empezamos desde menos 20». Quesada no acepta la comparativa con la SAG, ya que «es una empresa que factura cerca de 14 millones al año, pero el Consell Agrari tiene un presupuesto de 1,9 millones, así que, si se desvían 700.000 euros para regular su estructura, no se podrán arreglar caminos ni hacer inversiones».

Antes de tratar este asunto en el pleno ordinario de este mes de julio convocado para esta tarde a las 17 horas, esta mañana hay una última cita previa de debate en una comisión para acabar de perfilar los últimos detalles del expediente.

En manos de IP

Con las posturas de las dos formaciones más representadas en el pleno muy claras, aunque los nacionalistas todavía tenían que confirmar su posicionamiento en el asamblea prepleno de ayer, la disputa queda en manos del tercer partido con más concejales, Iniciativa Porteña, que en la primera ocasión se alió con el bloque del no, pero con unos argumentos que podrían cambiar en la votación de hoy.

En este sentido, Quesada señala que «no renunciamos a que algún grupo -entre Més Compromís, IP y PP- vote a favor y alcancemos la necesaria mayoría absoluta, aunque nuestros socios insisten en la eficiencia como único argumento, algo que respeto, pero no entiendo ni comparto, teniendo en cuenta que han gestionado durante años el Consell Agrari y conocen muy bien sus problemas de funcionamiento». Sobre los populares, la socialista asegura que «han dicho definitivamente que no», así que restan los segregacionistas, cuyo posicionamiento «no sabemos», asegura la concejala del PSPV.

A este respecto, Gil reconoce que tampoco tiene constancia de ningún acuerdo, pero muestra sus sospechas de que IP acabe apoyando la absorción del Consell Agrari por parte del ayuntamiento o así al menos se explica que este asunto llegue al pleno después del fiasco de marzo.

Compartir el artículo

stats