Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A la playa entre excavadoras

La alegría por el comienzo de la obra se empaña porque la intervención llegue en plena temporada de verano

Bañistas contemplan los trabajos ayer en la playa de Corinto.

La esperada retirada de grava de las playas del norte de Sagunt empezó finalmente ayer con tal de garantizar la seguridad de los bañistas y evitar desniveles hasta la orilla del 15% cuando lo máximo recomendado, según Costas, es del 7%.

Tras semanas de reivindicar una intervención que se ha tramitado como «de emergencia», tanto el vecindario como políticos municipales admitían una sensación agridulce pues la alegría por el comienzo de la obra se empañaba por el hecho de que la actuación de Costas llegue en plena temporada de verano, dadas las molestias que conlleva de ruidos, paso de camiones y corte del acceso a las zonas donde se está trabajando.

«Se llega tarde y mal. La playa lleva así prácticamente desde octubre. Saben que todos los años hay que arreglarla por los temporales, así que esto es una falta de previsión y una dejadez», decía a Levante-EMV uno de los responsables de la asociación de vecinos de Almardà, Carlos Sabater, después de que la Delegación del Gobierno ya atribuyera el retraso inicial en actuar a una cuestión burocrática: La demora del contrato anual de mantenimiento del litoral, que depende del Ministerio, y que ha llevado a impulsar la actuación en la costa saguntina como «obra de emergencia».

El alcalde, Darío Moreno (PSPV-PSOE), y el teniente de alcalde de Almardà, el nacionalista Pepe Gil, también criticaron el momento escogido para iniciar los trabajos, aunque con matices. «La actuación del ministerio era una prioridad para el equipo de gobierno porque es necesaria para garantizar la seguridad y es cierto que llega más tarde de lo que hubiésemos querido, pero estaban los condicionantes de la anidación de un ave protegida, el choriletjo patinegro, y luego ha habido un pequeño problema administrativo que se ha tenido que solventar», apuntaba el primer edil, además de esperar «que se acelere al máximo» el proyecto del ministerio «para buscar una solución definitiva» a ese litoral norte de la ciudad con una inversión de 18 millones de euros.

El teniente de alcalde de Almardà se manifestó en términos parecidos: «Nos alegramos de que hayan empezado, pero que lo hagan justo ahora impide el disfrute de la playa en plena temporada. Encima, con el poco dinero que han destinado, pensamos que poca mejora será o poco durará, aunque me gustaría equivocarme», decía el teniente de alcalde, al tiempo en que pedía que el ministerio «no se olvide» del proyecto de regeneración de la costa, «que aún está pendiente de la Declaración de Impacto Ambiental».

La retirada de gravas se hará en toda la playa de Corinto y al norte de Almardà en 15 días con tal de trasladar ese material a la costa de Almenara.

Desde la asociación de vecinos se da por hecho que la intervención es fruto de su entrevista con la Delegada del Gobierno, Gloria Calero, a la que también acudió el alcalde, Darío Moreno. «Es una molestia, pero están actuando gracias a la asociación. Sin la reunión con la delegada, no se hubieran destinado 36.000 euros para el arreglo», opina Sabater.

Compartir el artículo

stats