Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las "cosas bonitas" de Baladre contadas desde dentro

Mujeres gitanas humanizan con varios vídeos una de las zonas más estigmatizadas de Sagunt

Las «cosas bonitas» de Baladre contadas desde dentro

Las «cosas bonitas» de Baladre contadas desde dentro

El trabajo artístico, el desarrollo de la autoestima y la inclusión social van de la mano en un nuevo proyecto impulsado en Sagunt que no solo está logrando cambios en el colectivo de mujeres gitanas al que está dirigido. También está humanizando y dando a conocer la visión más íntima de uno de los barrios más estigmatizados de la capital de Morvedre: Baladre.

Las «cosas bonitas» de Baladre contadas desde dentro

Las «cosas bonitas» de Baladre contadas desde dentro

Nacido al calor de esa IV Planta que nunca se hizo, este lugar alberga miles de vivienda sociales y lleva décadas calificado como «barrio de acción preferente», la denominación oficial para zonas vulnerables donde las economías familiares son frágiles y tanto el poder adquisitivo como el nivel educativo medio son más bien bajos.

Tras esto, sin embargo, se esconde un lugar lleno de vida, de familias con sueños y «cosas bonitas». Este último mensaje es el que desprenden los dos trabajos audiovisuales realizados dentro de una nueva edición del Taller de dramatización de mujeres gitanas que han impulsado los Servicios Sociales municipales, en colaboración con la Conselleria d’Igualtat i Polítiques Inclusives.

Bajo el nombre de «Adelfas, memorias de mi barrio», ya se han preparado y grabado dos vídeos en espacios de Baladre especialmente significativos para las mujeres participantes: El Terraet de la plaza principal que tantas fiestas de verano ha acogido y el colegio público del mismo nombre.

«La idea era trabajar la memoria del barrio y la niñez como material de creación artística, el barrio por ser el lugar en donde nos reconocemos como comunidad y la niñez porque nos devuelve una mirada espontánea y sin filtros de nuestra sociedad. Primero identificaron y eligieron los lugares. Luego, empezamos a poner en común ideas, preparamos el texto creativo a partir de experiencias suyas y lo grabamos», resumía a Levante-EMV Mariola Ponce, dramaturga y directora que ha dado forma a este taller que, con anterioridad, ya permitió la creación de una compañía teatral de mujeres gitanas, Baladres, que sólo espera el momento para volver a actuar.

«Con la pandemia tuvimos que reinventarnos trabajando con poemas de mujeres gitanas, audios de voz y compartiendo también fotos que hacíamos en casa. Luego, al no poder quedar para ensayar y hacer teatro, empezamos con esta propuesta con la colaboración de Marcos Sánchez, que se encarga de hacer vídeo», añadía Ponce.

Esta iniciativa ha dejado claros testimonios en primera persona del corazón humano que late fuerte entre las fincas y plazas de Baladre pues, por mucho que las protagonistas de los vídeos estén interpretando, lo que cuentan parte de experiencias reales. «Ayuda a romper estigmas y clichés sobre el barrio. Cuando ves que hay gente que se ha enamorado en el Terraet, lo importantes que eran las fiestas o la feria, ves las cosas de manera diferente. Te llegas a reconocer porque hablan de cosas universales. Por eso recomiendo verlos», añadía.

Difusión

Además de preparar otras grabaciones por Baladre, uno de los objetivos es difundir estos trabajos. Por eso, ya están colgados los dos vídeos en la cuenta de Youtube de la compañía Baladres y se ha previsto difundirlos por los institutos; un acercamiento a los estudiantes que ya dejó muy buenos momentos en el IES María Moliner cuando las integrantes del taller hicieron allí una lectura dramatizada de versos de Papusza, una poetisa gitana cuya obra y biografía despertó la curiosidad de muchos estudiantes.

Aún así, en este grupo formado por mujeres de entre 18 y 35 años, lo que hay son muchas ganas «de volver a actuar», como admite Estela Santiago. «En este proyecto estamos reviviendo buenos momentos y además podemos compartir la imagen que tenemos del barrio, que es muy buena. Porque a veces la gente piensa cosas raras de los sitios y no es así; también tenemos cosas bonitas, por lo pueden venir a verlo pues en el fondo todos somos iguales. Ahora, también queremos volver a representar la obra de teatro que hicimos, ‘Llueve dentro de mí’, pues por desgracia, solo pudimos hacerlo una vez», decía a este diario.

Por suerte, en el ayuntamiento esto último lo tienen claro y, como apuntaba el edil de Servicios Sociales, Alejandro Sotoca, «la idea es que actúen incluso fuera de aquí», aseguraba destacando el proyecto «como vía de empoderar a las mujeres gitanas» y «humanizar el barrio de Baladre».

Participantes en el Taller, junto a su directora, Mariola Ponce, y Marcos Sánchez, después de que éste último grabara los vídeos en el plaza y el colegio del barrio.

Compartir el artículo

stats