Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Quart, pentacampeón de galotxa

El Kiwa-Quart fue muy superior desde el principio y se impuso a Faura en la final por 70-30

El presidente de la Diputación y alcalde de Faura, con edilas de Quart y los equipos. | PACO DURÀ

Sólo podía ser uno el campeón autonómico de galotxa, en la final entre pueblos vecinos de les Valls. Y fue el Kiwa-Quart, el que «se llevó el gato al agua» con una brillante actuación de sus jugadores, Jesús, Monrabal, Alex y Berbis, de feridor, muy superior al equipo de Faura, formado por Martí, Pepet, Llopis y Miguel Àngel de feridor, que poco pudieron hacer frente a un rival tan solvente, que tomó ventaja desde el principio y la fue ampliando, poco a poco, hasta vencer por 70 tantos a 30.

Los ganadores no dudaron en posar con su afición.

Las normas Covid-19 sólo dejaron entrar a 35 personas por cada equipo pero las dos aficiones, situadas en las dos galerías de los extremos de la cancha de Godelleta, animaron sin cesar. Cada quince era jaleado, celebrado y aplaudido, como si fuera el último. Y la final, tuvo suficiente colorido y el ambiente que correspondía.

Pero, en una final intervienen elementos difíciles de controlar. Porque los jugadores, aunque estén acostumbrados a este tipo de partidas, suelen dejarse arrastrar por los nervios. Y algo de eso, debió de ocurrir al equipo de Faura, que después de unas brillantes semifinales, no rindió lo que se esperaba.

Sus jugadores se vieron superados muy pronto por los del Kiwa-Quart, muy concentrados, y que ganaron los dos primeros juegos, 10-0.

Esos dos juegos daban alas a Jesús y sus compañeros, aunque no sería justo destacar a ninguno de los cuatro, porque cada uno en su puesto, estuvieron sobresalientes.

El bot de Jesús hacia mucho daño en las filas del Faura. Y el marcador se puso pronto 20-5, y así la final muy cuesta arriba para los de Faura. Pepet, muy inseguro, por momentos parecía fuera de la partida. Y el punter Llopis permaneció inédito durante gran parte de la final. Mientras que el bot de Martí, que también era fuerte, no hacía tanta mella en las filas del Quart, donde Alex, espectacular siempre junto a la cuerda, no tenia reparos en parar la pelota de Martí e hizo muchos quinces. Y si no era Monrabal, muy sereno, sabiendo parar la pelota y ganar el quince en dos o tres jugadas.

El campeón dio un recital

Fue fundamental el exprofesional de Vilamarxant, porque le daba mucho equilibrio a su equipo, con mucha seguridad y soltura. Y luego, detrás estaba Jesús, que era un absoluto «cañón» que desde el bot, ponía en apuros a los de Faura y del resto, a volea, daba un auténtico recital.

En este contexto, los del Kiwa-Quart fueron ampliando su ventaja, 40-20, 50-20, 50-25… Y ahí, a la desesperada, en las filas de Faura, intercambiaron su posición los tres, en el resto, pasando Pepet detrás, Llopis en medio y Martí delante, pero no consiguieron apenas cambiar las cosas. La suerte estaba echada. Jesús se crecía cada vez más y el marcador se fue al 70-30 definitivo, con el consiguiente jolgorio en la grada de los seguidores de Quart y la imagen contraria en la otra galería, aunque hubo exquisita deportividad, en la expedición faurense, para aceptar todos, jugadores y aficionados, que el Trofeo El Corte Inglés, se fuera a la vitrina del Kiwa-Quart por quinta vez, toda una proeza, en los últimos años.

Recordemos también que, en la final de juveniles, ganó Montserrat a Marquesat, 50-25. Y que en los prolegómenos de la final de mayores, se homenajeó a seis de las viejas glorias de Godelleta, que quedan en vida, Colorado, Claudio, Xatet III, el Pito, Gabi y Mingatxo, de los que fueron pioneros en organizar allí el Campeonato Autonómico, que va ya por su 46 edición.

Compartir el artículo

stats