Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"El niño no respiraba, solo esperamos que se recupere"

Uno de los socorristas que salvó al pequeño en la piscina de Sagunt confía en que pueda recuperarse en el Clínico, donde sigue ingresado

"El niño no respiraba, solo esperamos que se recupere"

"El niño no respiraba, solo esperamos que se recupere"

Los socorristas de la piscina descubierta de Sagunt siguen digiriendo lo ocurrido el pasado jueves cuando un menor de 8 años estuvo a punto de perder la vida mientras se bañaba pero fue reanimado a tiempo. «Estaba ahogado, no respiraba; ahora solo esperamos que se recupere», explicaba a Levante-EMV Eduardo Canet, el coordinador del servicio.

Ayer mismo, el menor seguía recuperándose en el Hospital Clínico de València, como confirmaron desde el centro sanitario a este diario, aunque sin dar más detalles sobre su estado. Los responsables de la piscina admitían su preocupación por la evolución del pequeño. «Por lo que nosotros sabemos, sigue muy flojo y con respiración asistida», apuntaban desde la instalación.

En la piscina recalcan que todo pasó muy rápido. «El niño estaba totalmente hundido en el fondo de la piscina, inconsciente, inmóvil, sin respiración y sin constantes vitales. Una niña avisó al verlo y la socorrista que estaba trabajando se lanzó rápidamente a por él. Lo sacó del agua y empezó a reanimarle. Una matrona que se encontraba en esos momento en la piscina acudió a ayudarle pero luego ya me quedé yo con ella, a hacerle las maniobras de reanimación cardiopulmonar», afirmaba Eduardo Canet.

Desde la piscina recalcan que «se siguieron todos los protocolos necesarios» para salvar al pequeño pero creen que todo apuntaba a una patología previa. «Fue todo muy raro», decían. «Llevaba unas gafas de bucear que estaban llenas de vómito», comentaban explicando que en situaciones habituales de ahogamiento, el primer instinto de la persona afectada es dar manotazos para salvarse e intentar nadar, pero en este caso no sucedió nada de esto. «El niño estaba y de pronto, no. Se había hundido», añaden.

Lo sucedido movilizó también a una unidad del Servicio Médico Urgente (SAMU) que prosiguió las técnicas de reanimación. Desde el SAMU, según explican en la piscina, le trasladaron primero al Hospital de Sagunt y luego al Cínico de València, donde sigue ingresado desde entonces.

Compartir el artículo

stats