El Ayuntamiento de Canet d’en Berenguer pondrá en marcha un dispositivo especial de Policía Local este fin de semana. Se trata de un refuerzo de la vigilancia en todo el municipio en el que operarán 10 agentes, número que casi se duplica respecto a los dispositivos de julio, que ya se habían incrementado por ser temporada estival.

El objetivo es evitar “el efecto llamada” que pueda generar el toque de queda impuesto en municipios colindantes, y que éste se traduzca en una llegada masiva de gente hasta Canet al no contar esta localidad con la restricción de circulación nocturna de personas.

Desde el Ayuntamiento, se sospecha de posibles “quedadas” en Canet de grupos, a través de WhatsApp, para hacer botellón, según datos e informaciones que controla la Policía Local, lo que ha provocado la aprobación de esta medida, que arrancará esta tarde de viernes, 30 de julio y que finalizará el domingo y no se descarta que pueda mantenerse durante las primeras semanas de agosto. 

“Se trata de una medida preventiva necesaria, a tenor de las informaciones que manejamos. Estamos en un momento complicado, como ponen de manifiesto los datos de la incidencia acumulada, y no podemos permitirnos asumir más riesgos para la salud de nuestros vecinos, vecinas y residentes. Canet es un municipio seguro y debe seguir siéndolo, y eso pasa porque todos cumplamos y hagamos cumplir la norma.  Si tú te proteges, nos protegemos todos; ese ha sido mi mensaje durante toda la pandemia y seguirá siéndolo”, afirmaba el alcalde, Pere Antoni Chordá.