Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los continuos vertidos de la gola en época de baño indignan en Almardà

Los vecinos urgen a impedirlos por el día en el verano mientras Sagunt insiste en que no son nocivos

Imagen reciente donde se aprecia el rastro que dejan los vertidos de la gola en la playa. | AA VV ALMARDÀ

Imagen reciente donde se aprecia el rastro que dejan los vertidos de la gola en la playa. | AA VV ALMARDÀ

Los vertidos de la gola de Quartell al mar en plena época de baño han vuelto a suscitar indignación entre los vecinos de las playas de Almardà, Corinto y Malvarrosa. No entienden cómo las autoridades permiten que «constantemente» salga de allí «una mancha marrón» hasta un litoral de Sagunt que cuenta con varias banderas azules.

El origen de esa agua turbia en ningún caso es residual. Llega de las acequias, el marjal o la red de pluviales, sin impedir que se pasen los controles de calidad de agua que hace en la playa la Conselleria. Esto es lo viene repitiendo desde hace años el ayuntamiento siempre que afloran las críticas vecinales por esta cuestión o cuando partidos de la oposición, como el PP, han pedido otras veces sin éxito que se analice el agua antes de soltarla al mar en pleno verano.

Sin embargo, lejos de reducirse el malestar vecinal, el descontento este año ha ido a más, sobre todo, al ver que los vertidos «no cesan» y que también cayó en saco roto la reunión que pidieron al ayuntamiento para abordar de forma específica el asunto, en un intento de buscar soluciones.

Como apuntaba a Levante-EMV un directivo de la asociación vecinal, Carlos Sabater: «A finales de abril, la asociación aprovechó una visita del concejal de Playas, Roberto Rovira, para proponer que se realizara una reunión en el Consell Agrari en la que participaran los agricultores del marjal, el ayuntamiento y nuestra asociación a fin de buscar una solución a los vertidos de la gola y que no se repitiera lo que ocurrió el año pasado, algo que desgraciadamente ha sucedido. Dicha propuesta fue aceptada por el concejal asumiendo la organización de la misma. Pero no se ha hecho nada», decía recalcando que, en realidad, «lo lamentable es que un año más, y son ya bastantes, los usuarios de las playas de Corinto y Malvarrosa sufren dichos vertidos».

Desde la asociación se insiste así en que «es urgente, como tantas y tantas cosas en Almardà, buscar una solución a esos vertidos llenos de pesticidas, abonos y demás componentes orgánicos y encontrar una fórmula que compagine el uso de las playas con los intereses de los agricultores. Y eso es responsabilidad del Ayuntamiento de Sagunto», añade Sabater.

La entidad vecinal también ha vuelto a reiterar las peticiones ya realizadas otros años de que sólo se abran las compuertas por la noche para así no coincidir con los bañistas y dar más tiempo a que de las acequias se disperse. «Hay residentes que viven cerca y se quejan del ruido de las turbinas por la noche, pero es evidente que la gola está allí desde siempre y también sabemos que en el ayuntamiento ya están trabajando en un proyecto para electrificarlas», añadían desde la asociación.

A preguntas de este diario, el teniente de alcalde de Almardà, Pepe Gil, destacó esto último e insistió en que los vertidos de la gola no son nocivos. «Son de restos agrícolas y lo único que se hace es activar el sistema para que el exceso de agua del marjal sea eliminada, siguiendo las pautas para mantener un nivel que permita el cultivo. Si el régimen de apertura se modifica, nosotros no tenemos nada que decir», apuntaba desde un ayuntamiento que sigue pendiente de que la Conselleria de Medio Ambiente marque el plan de usos en todo el marjal de Almardà-Almenara.

Compartir el artículo

stats