Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Denuncian cobros indebidos por comedor en un colegio público de Canet

El centro ingresó 7,50 € de más al vender tiques en bloques de diez en 2017 y 2018, como ha confirmado Educación tras la queja de un padre

Imagen de archivo del inicio del curso en otro centro. | EDUARDO SANZ/ EUROPA PRESS

La queja de un padre ha llevado a la Conselleria de Educación a detectar unos cobros ‘indebidos’ en los tiques de comedor vendidos por bloques de diez en un colegio público de Canet d’ En Berenguer durante los años 2017 y 2018. Así lo ha considerado acreditado un inspector de la Conselleria de Educación después de las averiguaciones realizadas por el departamento autonómico a raíz de los escritos presentados por el padre de dos alumnos.

En concreto, el CEIP La Muralla ingresó 7,50 € de más al vender tickets en bloques de diez a 50 € durante 2017 y 2018, «cuando debían haberse cobrado según el precio de menú aprobado a 42,50 €», según explicó el inspector educativo en un escrito fechado el 8 de febrero de este año; un documento al que ahora ha tenido acceso este diario, después de que el padre denunciante haya decidido airear lo sucedido a escasos días del inicio del curso escolar.

En esa misiva fechada en febrero, la Inspección le dejó claro que «se han dado instrucciones» a la dirección del colegio «para que, quien pueda acreditar la compra de esos tiques, se le devuelva la diferencia de precio». Junto a ello, se le aclaró que «a partir del curso 2018/19 el centro regularizó el sistema de cobro de días sueltos, teniendo que hacer las familias el pago mediante ingreso en la cuenta bancaria del centro». También le aseguraron que «se le ha informado a la directora, como máxima responsable de la gestión económica del centro, de la irregularidad que supuso el importe cobrado en los tiques, al exceder el precio máximo de menú y apercibido de que se debe ajustar a la normativa a la hora de fijar los precios del menú diario».

El padre, no obstante, ha querido difundir públicamente lo ocurrido, añadiendo que «es difícil devolver ese dinero a los padres que pagaron de más, porque no había un registro de quiénes eran y además sus hijos ya no están en el centro»; por ello, reivindicaba que «se dé participación a las familias que llevamos ahora allí a nuestros hijos para decidir en qué se gasta esa suma cobrada más y no lo decida la dirección de manera unilateral».

«Intención de subsanarlo»

Esto último, precisamente, es lo que ya se planteó en el último Consejo Escolar celebrado en el centro, según aseguraba a Levante-EMV el edil de Educación, César Gargallo, quien recalcaba tanto los pasos dados por la Conselleria «para aclarar lo ocurrido» como las gestiones en el centro «para subsanarlo o reinvertir la cantidad cobrada de más en beneficio de los actuales alumnos». Según apuntaba: «Yo fui al último consejo escolar y allí se dejó clara la voluntad de lograr el máximo consenso con los padres a la hora de decidir en qué se gastaría ese dinero, dada la dificultad de reintegralo», decía sin poder precisr cantidades. Junto a ello, opinaba que lo ocurrido es un «error involuntario de funcionamiento y no algo con fin fraudulento, sobre todo teniendo en cuenta que en los centros se trabaja por educar de la mejor manera posible a los alumnos».

El padre denunciante alerta de que hechos como éste «pueden estar pasando en muchos más centros públicos de la Comunitar Valenciana», al igual que otra situación que, según apunta, se vivió también en el mismo colegio: Que hayan llegado a cobrar los menús no preparados ni servidos a niños que comen fuera del centro y, por tanto, no se apuntan en el listado de usuarios que hace a diario el conserje preguntando por las clases, algo que en su caso le supuso un gasto de unos 300 euros por curso por un servicio no recibido por sus dos hijos, que todos los viernes comían con su familia.

Esto último, según apuntaba, se hizo en ese CEIP de Canet hasta enero de 2020, «cuando ese procedimiento se cambió a raíz de mis quejas y se pasó a no cobrar los menús no servidos, pero en ningún momento se dio ninguna explicación ni qué hacer con el dinero cobrado», lamentaba.

Desde la Conselleria se precisó, no obstante, a este diario que este tipo de cuestiones son reguladas por los Consejos Escolares de los centros a través de su reglamento de régimen interno; una normativa que el usuario acepta al darse de alta del comedor.

Compartir el artículo

stats